Posted on Diciembre 28, 2011 in Consumo Responsable, Derechos, Econom√≠a, Ideas, Trabajo by miki1 Comment »

El comercio justo sigue las mismas pautas de la agricultura ecol√≥gica. Empieza como un proyecto interesante, innovador en cierto modo, promovido por gente comprometida… y poco a poco siendo absorbido por la gran m√°quina del comercio que todo lo arrasa. Primero vino la certificaci√≥n oficial (privada, claro), luego vino la gran distribuci√≥n, que impone condiciones y precios a los productores. Como respuesta, vuelven a surgir alternativas m√°s coherentes y justas. Pero no corramos…

Los consumidores de comercio justo quiz√°s no se hayan parado a contestar ciertas preguntas como… ¬Ņc√≥mo es posible que algo tra√≠do de la otra punta del globo sea justo cuando para su transporte consumimos un hidrocarburo obtenido tan injustamente, con guerras, invasiones y muuuucho sufrimiento… y cuya combusti√≥n genera unas repercusiones devastadoras para pa√≠ses explotados, generando tantos refugiados medioambientales? No es una pregunta f√°cil de contestar, pero no por ello interesante de plantear. Otra posible ser√≠a… ¬Ņqu√© es m√°s justo, c√≥mprar productos con un sello de comercio justo o presionar a la uni√≥n europea para que no imponga (junto con la organizaci√≥n mundial del comercio) la apertura de los mercados de los pa√≠ses que queremos “ayudar”? Es decir, “abrir los mercados”, aunque suene justo y bonito, significa simplemente, dejar las puertas abiertas al saqueo de sus recursos, imponerles unas condiciones injustas a sus productores, sumi√©ndolos en la miseria… implica que el Estado local no pueda comprar los excedentes de producci√≥n de los peque√Īos productores para asegurar econ√≥micamente la producci√≥n interna (algo que en Europa hicimos en los ochenta y funcion√≥ “demasiado bien”).

 

Antes de contestar a estas preguntas es interesante ver el siguiente documental sobre el comercio justo, muy interesante. En él investigan el impacto que tiene el que las grandes distribuidoras hayan ingresado en el comercio justo. Es interesante no sólo por las implicaciones que tienen en el comercio justo, sino porque muchos procesos son aplicables al resto de productos. Es decir, que las mismas dinámicas que siguen con productores y distribuidores de comercio justo, las siguen con el resto de productores y distribuidores. El desequilibrio de poder tan grande que hay en la distribución de alimentos pone de relieve, todavía más, la importancia de establecer redes descentralizadas y lo más cortas posibles para la distribución de alimentos, por ejemplo, mediante grupos de consumo.

 

En el documental se plantean cu√°l de los modelos de comercio justo es mejor: el dominado por las grandes distribuidoras, el de los pioneros en el comercio justo que se tienen que plegar a las imposiciones de las grandes distribuidoras o el de un comercio m√°s justo pero mucho m√°s elitista en cuanto al precio final del producto. Quiz√°s falte una opci√≥n m√°s: productos como caf√©, cacao, t√©, az√ļcar… no son alimentos b√°sicos (de hecho muchos crean adicci√≥n) por lo que… ¬Ņ¬Ņrealmente los necesitamos?? ¬ŅNo ser√≠a mucho m√°s justo para todas que consumi√©ramos aqu√≠ y all√° productos de un comercio m√°s humano y local?

Posted on Diciembre 19, 2011 in Consumo Responsable, Derechos, Econom√≠a, General, Ideas, Vivienda by mikiNo Comments »

Esta navidad…

 

Esta navidad nos har√°n creer que es una navidad cualquiera: luces de navidad, las mismas tiendas, m√°s mercadillos ocupando plazas, m√°s premios y pedreas en la loter√≠a… ¬Ņcrisis? No pasa nada, ¬°end√©udese! Cofidis ofrece un cr√©dito de 3000 euros para aquellas familias que lo est√°n pasando mal, para que estas Navidades sean inolvidables (sin duda, nos lo recordar√° el 24,5%TAE al tener que devolverlo). Lo siento, por mucho que lo intenten ayuntamientos y bancos, estas navidades… no van a ser unas navidades cualquiera. Y es que el “sue√Īo” narcotizante de una navidad envuelta en consumo, alegr√≠a y felicidad extrema se est√° viniendo abajo…

 

Esta navidad ser√° la primera navidad en la que m√°s gente habr√° tomado consciencia del poder de “los mercados”, de la necesidad de cambiar de sistema, del absurdo del consumismo atroz, del despilfarro… Gracias al 15M, el discurso general ha cambiado, y ya no es de extra√Īar oir frases como “los mercados dictan la pol√≠tica que nuestros gobiernos siguen”. Esta navidad, ser√° tambi√©n la √ļltima navidad que pasen muchas familias en sus actuales casas (ya que la mayor parte de las denuncias por impagos en la hipoteca todav√≠a no han llegado a la fase de ejecuci√≥n del desahucio, pero el a√Īo que viene s√≠). Esta navidad ser√° una navidad todav√≠a m√°s especial…

 

Los est√≠mulos al consumo son vitales para el crecimiento econ√≥mico (no as√≠ para la felicidad de las personas ni para la justicia social). Ante tanta navidad superficial e injusta, diversos movimientos sociales alzan la voz, algunos como veteranos anticonsumo, otros con nuevas voces. As√≠, en plena campa√Īa navide√Īa, el 28 de diciembre, la cabalgata del 15M se llenar√° de un contenido interesante, sin duda alguna, al que invitamos a participar.

 

Resulta llamativa la propuesta de C√°ritas, que aboga por vivir con sencillez. Dejando a un lado la cuesti√≥n de las creencias religiosas que mencionan en el punto 6 de su dec√°logo, que dar√≠a para mucho debate pero que entendemos que se puede tratar por separado, si nos fijamos en el resto de propuestas en s√≠, resultan muy interesantes. Merece la pena leer frases como: “La crisis econ√≥mica ha puesto al descubierto el callej√≥n sin salida al que nos est√° llevando este modelo econ√≥mico basado en el crecimiento sin l√≠mite. Los pa√≠ses y los ciudadanos estamos endeudados por encima de lo que producimos o ganamos. Los datos confirman que la f√≥rmula actual, basada en el crecimiento, no favorece a toda la humanidad sino s√≥lo a unos pocos: el 20% de la poblaci√≥n mundial posee el 90% de la riqueza que hay en el planeta, mientras m√°s de 4.000 millones de personas viven en estado de pobreza. Esta crisis tambi√©n ha puesto de manifiesto que el mundo vive por encima de sus posibilidades f√≠sicas. Estamos destruyendo el planeta a un ritmo sin precedentes y consumimos un 25% m√°s de los recursos que la Naturaleza produce anualmente‚ÄĚ.

 

 

Desde luego es un paso en la direcci√≥n correcta, y sorprende gratamente que una instituci√≥n de tanto calado dentro de la Iglesia Cat√≥lica se exprese en esos t√©rminos (sorpresa que no deber√≠a ser tanta desde el momento en que estas propuestas, en teor√≠a, est√°n muy en l√≠nea con la filosof√≠a de vida que se supone que transmite el cristianismo). En todo caso, todav√≠a quedan muchos por dar (esperamos que con tiempo los den): tanto en su discurso (como empezar a hablar de formas alternativas de organizaci√≥n colectiva y reivindicaciones pol√≠ticas de gran calado) como en su modus operandi (se hace necesario un debate interno sobre el voluntariado y la explotaci√≥n, as√≠ como hacer campa√Īas contra la actividad financiera y especulativa de la Iglesia cat√≥lica, o sus exhibiciones de lujo y ostentaci√≥n, eso para empezar).

 

Y es que la crisis aumenta la tensi√≥n entre grupos humanos que se encuentran dentro de jerarqu√≠as verticales, donde la acumulaci√≥n de poder y recursos deja a unos pocos opulentos y unos muchos explotados… y la Iglesia cat√≥lica no es una excepci√≥n (m√°s y cuando explotados por el sistema econ√≥mico o que sean conscientes de tal explotaci√≥n, los hay cat√≥licos y no cat√≥licos). Pero en fin, no deja de ser una campa√Īa rese√Īable por sus t√©rminos y valores expl√≠citos.

 

Os dejamos con dos recomendaciones sobre la navidad. Una, para el s√°bado por la noche: la noche tem√°tica, “Consumo desmedido“. Otra, para DR”Ya mismo”, sobre la violencia y c√≥mo responderla estas navidades, ambas muy recomendables. Parece que algo est√° cambiando, s√≠… quiz√°s alg√ļn d√≠a, qui√©n sabe, podamos decir, sin miedo a equivocarnos, eso de… Feliz Navidad.

Un n√ļcleo de personas hacen una serie de reuniones por v√≠a telem√°tica, sin ni siquiera verse las caras, y el proyecto cuya idea original naci√≥ del subgrupo de Medio Rural de Sol (grupo de trabajo de Medio Ambiente) va cogiendo cuerpo, va fraguando. El objetivo: realizar un encuentro de personas, denominado Rurales Enredados, interesadas en ‚Äúhacer vida‚ÄĚ en el medio rural, con el fin de crear red entre todas ellas. Conocerse, como un primer paso para plantearse, por qu√© no, apoyos, colaboraciones o incluso cooperativismos futuros.

El encuentro ha tenido un enorme √©xito de convocatoria, y es que cada vez somos m√°s las personas que consideramos que uno de los grandes frentes de lucha contra el capitalismo est√° en el campo, en volver a redise√Īar nuestra relaci√≥n con la tierra. Es evidente que una de las herramientas m√°s potentes del sistema es la industrializaci√≥n del sector primario, la denominada agroindustria. Y tambi√©n es evidente que las consecuencias de esta intromisi√≥n del esp√≠ritu del lucro en la tierra son desastrosas: despoblaci√≥n, sumisi√≥n a las metr√≥polis, destrucci√≥n por agotamiento de suelos rociados durante d√©cadas con sint√©ticos derivados del petr√≥leo, ataque contra¬† formas de vida que tend√≠an y tienden a la autosuficiencia, escapando de las imposiciones de ‚Äúlos mercados‚ÄĚ en nuestras vidas, aumento de enfermedades relacionadas con la alimentaci√≥n, crecimiento de la pobreza en el planeta, movimientos masivos de poblaciones abocadas a la exclusi√≥n social, despose√≠das de sus tierra. Y as√≠ podr√≠amos estar‚Ķ

¬ŅEn el encuentro? Rostros esperados, algunas sorpresas agradables y, sobre todo,¬† mucha gente animada. Gente que ya inici√≥ su andadura en el campo y urbanitas que desean engrosar las filas de los llamados neorrurales. Gente de campo de toda la vida y gente que no se plantea abandonar la urbe‚Ķpero todos y todas dando una sensaci√≥n global de buscar objetivos comunes.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Los promotores del encuentro han hecho un gran trabajo. Las din√°micas escogidas multiplicaban la riqueza de ideas, los talleres del programa han tenido mucho √©xito (bioconstrucci√≥n, talla en madera‚Ķ), las charlas han sido interesantes (sobre ganader√≠a, la okupa rurbana catalana Can Masdeu‚ÄĚ, escuela libre, decrecimiento‚Ķ). Se han echado de menos debates como el de la cuesti√≥n de g√©nero en el medio rural, clave para cualquier acci√≥n totalmente transformadora. Y quiz√° ha habido asistentes que han considerado exagerado el papel preponderante de lo espiritual y m√≠stico (en vez de ‚ÄúUniversal y la Energ√≠a‚ÄĚ) dentro del programa. Talleres de Reiki, flores de Bach, sexo t√°ntrico, yoga metam√≥rfico‚Ķun 40 por ciento de las actividades m√°s o menos.

¬ŅLa sensaci√≥n general? Variada y positiva: de creaci√≥n de sinergias, de un deseo sincero de conocerse, de acercarse, de ense√Īar y aprender‚Ķante todo, la de que esto hac√≠a mucha falta. Unos d√≠as muy motivadores, tanto para los que rumiamos la idea del √©xodo ciudad-campo, como para los que estamos entregados en crear estrechos v√≠nculos campo-ciudad, que hagan la vida en el campo econ√≥micamente viable y la vida en la ciudad un poco m√°s aut√©ntica, un poco mejor.

Es una l√°stima que las personas que creen que ‚Äúel 15M est√° muerto‚ÄĚ no se personen en estos eventos. Ser√≠a un argumento de peso para contraponer a ese pesimismo relajante en el que prefieren vivir, ese que dice: ‚Äúpero si no hay nada que hacer‚ÄĚ.

Vengo del encuentro y os respondo: ‚Äúno puedes estar m√°s equivocado. Lo que hay es mucho que hacer‚ÄĚ.

Ra√ļl (y¬† pinceladas de Jose y de miki)

Posted on Diciembre 6, 2011 in Activismo, Bancos, Derechos, Okupaci√≥n, Vivienda by mikiNo Comments »

Un desalojo por aqu√≠, una okupaci√≥n por all√°… Madrid hierve. Los pol√≠ticos parece que prefieren que un edificio est√© vac√≠o y familias enteras en la calle, en pleno invierno, por lo que mandan a los polic√≠as a desalojar a diestro y siniestro. Sonado ha sido el desalojo del Hotel Madrid, algo menos el que la polic√≠a municipal llev√≥ a cabo violentamente en el Mercado de San Blas (tanto que ya han sido denunciados).

 

Total, que un desalojo (o varios), y una okupación, hoy en la calle Tres peces 25. La cosa está que arde (no literalmente, claro) y, tras la manifestación de ayer, hoy hay una nueva cita, esta vez a las 20:00 en Tirso de Molina.

 

El capitalismo ha llevado a una crisis, cada vez m√°s profunda, de vivienda. El n√ļmero de desalojos es asombroso, y cada vez hay m√°s gente que se las tiene que apa√Īar como puede. La okupaci√≥n, en general, se plantea como una de las posibles soluciones, y el debate empieza a llegar a la opini√≥n p√ļblica. Tambi√©n empiezan a experimentarse nuevos modelos de okupaci√≥n, con gente que jam√°s se hab√≠a planteado okupar. En el contexto de esta inhumana falta de respeto por el derecho a la vivienda de las personas, es preferible no terminar esta entrada con un llamamiento a la acci√≥n desde la rabia o la negatividad, por lo que os dejamos con buenas noticias que llegan del otro lado del charco, donde la compasi√≥n y el sentido com√ļn se imponen a la fr√≠a l√≥gica de un mercado il√≥gico.

 

Al final, los problemas que se han creado desde arriba, se acaban solucionando desde abajo. Nuevamente…