Posted on Septiembre 21, 2014 in General, Pr√°ctica del mes by hirunatan1 Comment »

Tras el descanso de agosto, aquí está la práctica decrecentista del mes de septiembre.

 

El transporte privado en coche particular es uno de nuestros h√°bitos m√°s contaminantes y derrochadores de energ√≠a. En un mundo decreciente su uso se deber√≠a ver muy reducido, siendo habitual no tener veh√≠culo propio y realizar menos desplazamientos, o bien hacerlos en transporte p√ļblico, en bicicleta o incluso andando. Pero por ahora sigue habiendo muchas ocasiones en las que es necesario desplazarse y no hay una buena opci√≥n alternativa. En estos casos, una forma de reducir el impacto ecol√≥gico es compartir veh√≠culo: si varias personas viajan (a la vez o por turnos) en el mismo coche en vez de usar cada una el suyo, se gasta menos, se contamina menos y adem√°s resulta m√°s econ√≥mico.

 

 

Compartir coche con familiares, amigos o compa√Īeros de trabajo es algo que se hace desde siempre y no presenta particulares problemas, pero tiene un alcance limitado: s√≥lo se puede hacer si coincidimos en trayecto y tiempo con alguien. Recientemente se est√°n popularizando redes que aprovechan las capacidades de Internet para conectar personas y poder compartir, sin que tengan que conocerse necesariamente. Aqu√≠, claro, el problema es la confianza: ¬Ņc√≥mo fiarme de alguien a quien no conozco para algo como hacer un viaje juntos? La mayor√≠a de plataformas usan para eso el mecanismo de valoraciones “peer-to-peer”. Los usuarios del sistema pueden valorar a las personas con quienes hayan interactuado, al estilo de eBay, y as√≠ cada cual va acumulando un status seg√ļn lo que opinen los dem√°s, que sirve para saber si es alguien en quien se puede confiar o si es m√°s bien informal o de no muy buen trato.

 

Estos sistemas tienen una ventaja adicional, adem√°s de la reducci√≥n en contaminaci√≥n y en n√ļmero de veh√≠culos: como en cualquier otro sistema colaborativo, permite conocer a personas nuevas, crear redes cercanas y descubrir los beneficios de la colaboraci√≥n y el apoyo mutuo.

 

Para saber m√°s:
Entrevista al “country manager” de carpooling.es
La huella ecológica del transporte
Los problemas del coche (Ecologistas en Acción)
Directorio de recursos sobre compartir coche

 

Ahora mismo:

  • La opci√≥n de compartir coche con conocidos siempre es algo a tener en cuenta, aunque a menudo no se nos ocurre. Por ejemplo, en nuestro recorrido diario para ir y venir al trabajo, muchas veces hay personas que viven cerca y trabajan en el mismo sitio, y podr√≠an coordinarse para ir turn√°ndose e ir cada d√≠a en el coche de una de ellas, en vez de cada una en el suyo.

 

Poco a poco:

  • “Carpooling”: ¬Ņtienes que hacer un viaje y planeas hacerlo en coche, pero no tienes con qui√©n compartirlo? Puedes ir a Blablacar, Amovens o Carpooling.es y buscar alguien que vaya a hacer el mismo recorrido que t√ļ en la misma fecha (ver el directorio de recursos m√°s arriba).
  • O bien, ¬Ņhaces desplazamientos peri√≥dicos siempre por el mismo trayecto, para ir al trabajo, por ejemplo? Puedes ir a Carpling o Autogether y buscar gente que coincida.
  • Una posibilidad curiosa es no compartir el coche, sino la plaza de aparcamiento, en las horas o fechas que no la uses. Sitios como BePark, WeSmartPark o ParkingHood permiten conectar personas que buscan aparcamiento con plazas libres, optimizando el espacio y reduciendo el n√ļmero de veh√≠culos que circulan buscando sitio.
  • Tambi√©n puede ser interesante compartir taxi. En JoinUpTaxi o TaxiSostenible puedes buscar gente para compartir un trayecto en taxi y as√≠ ahorrar costes. Aparte del concepto colaborativo, puede reducir la contaminaci√≥n si sirve para evitar viajes en veh√≠culo propio.

 

A fondo:

  • “Carsharing”: hay otra opci√≥n que a mucha gente le puede sorprender: ¬°no tener veh√≠culo propio!. Si realizas la mayor√≠a de tus desplazamientos en transporte p√ļblico y s√≥lo necesitas el coche de forma puntual, puedes apuntarte a Avancar, RespiroMadrid, BlueMove o ClickCar y alquilar uno por horas, s√≥lo las que vayas a usar. Para un uso poco frecuente, puede salir m√°s econ√≥mico que si sumamos el precio del coche en s√≠ m√°s los gastos de mantenimiento, seguros y aparcamiento, adem√°s de evitarnos el tiempo y espacio que le dedicamos. Y ecol√≥gicamente, es mejor tener menos veh√≠culos funcionando m√°s tiempo, que muchos que est√°n la mayor parte del tiempo inactivos.

Hace unos d√≠as nos dieron unos melocotones maduros, unas uvas en perfecto estado y unos higos que iban a tirar a la basura…

 

Ayer, tras pelar y deshuesar los melocotones, quitar las pipas de las uvas f√°cilmente con un cuchillo y quitar el rabito de los higos, los puse a hervir durante horas y horas… a fuego lento el calor fue convirtiendo los az√ļcares complejos (sin sabor dulce) en az√ļcares simples (dulcecitos!!). Esta ma√Īana pas√© la batidora y lo volv√≠ a calentar… tras un ratete hirviendo y espesando mientras desayunaba, calent√© agua para esterilizar unos botes.

 

Llegado el momento, introduje con una cuchara el dulce brebaje en los botes, los fui cerrando y dando la vuelta. Tras enfriarse me han quedado cuatro botes de mermelada de melocot√≥n, uvas e higos que iban a tirar a la basura, y sin az√ļcar a√Īadido!!!

 

Se conserva gracias al calor (que mata los bichitos que había) y al vacío que se crea al enfriarse en los botes bocabajo (que impide que más bichitos entren).

 

 

Y calentarlo durante horas ¬Ņno contaminar√° mucho? Pues desde luego mucho menos que el CO2 liberado al cultivar y transportar el az√ļcar desde los confines del mundo.

 

Mermelada gratuita (o barata si es que pagas luz o gas) y sana hecha a partir de frutas que iban a tirar a la basura… el decrecimiento mola.¬†