Hace unos d√≠as nos dieron unos melocotones maduros, unas uvas en perfecto estado y unos higos que iban a tirar a la basura…

 

Ayer, tras pelar y deshuesar los melocotones, quitar las pipas de las uvas f√°cilmente con un cuchillo y quitar el rabito de los higos, los puse a hervir durante horas y horas… a fuego lento el calor fue convirtiendo los az√ļcares complejos (sin sabor dulce) en az√ļcares simples (dulcecitos!!). Esta ma√Īana pas√© la batidora y lo volv√≠ a calentar… tras un ratete hirviendo y espesando mientras desayunaba, calent√© agua para esterilizar unos botes.

 

Llegado el momento, introduje con una cuchara el dulce brebaje en los botes, los fui cerrando y dando la vuelta. Tras enfriarse me han quedado cuatro botes de mermelada de melocot√≥n, uvas e higos que iban a tirar a la basura, y sin az√ļcar a√Īadido!!!

 

Se conserva gracias al calor (que mata los bichitos que había) y al vacío que se crea al enfriarse en los botes bocabajo (que impide que más bichitos entren).

 

 

Y calentarlo durante horas ¬Ņno contaminar√° mucho? Pues desde luego mucho menos que el CO2 liberado al cultivar y transportar el az√ļcar desde los confines del mundo.

 

Mermelada gratuita (o barata si es que pagas luz o gas) y sana hecha a partir de frutas que iban a tirar a la basura… el decrecimiento mola.¬†

Lo que no nos dan los medios de comunicaci√≥n de masas con tanta informaci√≥n inconexa y sesgada, a veces se encuentra en los lugares m√°s bonitos, como en los textos de un amigo. Os obsequiamos con el texto de Iv√°n Romero sobre la situaci√≥n actual. ¬°Gracias por el texto! Se lee f√°cil y de un tir√≥n… ni os dar√©is cuenta del paso del tiempo…

 

“En el mejor de los casos, las propuestas de salida a la crisis est√°n basadas en el fomento del consumo para lograr el crecimiento econ√≥mico. Sin embargo, el problema es evidente: no es posible el consumo ilimitado en un planeta con recursos limitados. Llevamos a√Īos presionando al planeta hasta el l√≠mite de su capacidad, tanto en recursos naturales como en sumideros. Cada a√Īo se consume m√°s de lo que es capaz de regenerarse en ese mismo tiempo, y muchos minerales b√°sicos como el cobre, el litio, el plomo, el oro, el mercurio, la plata, el esta√Īo, el cinc, etc., ya han agotado sus reservas en m√°s de un 50% (y su demanda es exponencial). Para colmo, la mayor√≠a de estos recursos son consumidos por los pa√≠ses del llamado Norte Global, que controla 3/4 de los recursos del planeta. Se calcula que si todo el mundo consumiese recursos a esa escala, har√≠an falta 4 planetas para abastecernos. Evidentemente, s√≥lo tenemos uno.

La p√©rdida de biodiversidad est√° alcanzando ritmos alarmantes: entre 1970 y 2005 cay√≥ un 30%, y el ritmo acelera. Esto no es algo anecd√≥tico, pues la biodiversidad es la que ha mantenido el equilibrio que permite la vida en la Tierra tal como la conocemos. Sin embargo, la expansi√≥n del mundo urbano y el aumento de la poblaci√≥n humana, as√≠ como la selecci√≥n de determinadas especies que son implantadas a lo largo y ancho del planeta (especialmente en lo referido al monocultivo y la ganader√≠a industrial) est√°n homogeneizando la vida del planeta, destruyendo un fr√°gil equilibrio que se form√≥ por la evoluci√≥n de la vida durante millones de a√Īos. El ritmo de desaparici√≥n de especies es tal que numerosos/as expertos/as consideran que es equivalente al de las anteriores extinciones terrestres, hablando ya de una Sexta Gran Extinci√≥n. La diferencia, en este caso, es que la causa es la acci√≥n humana.

Estas problem√°ticas afectan tambi√©n especialmente al mundo de la alimentaci√≥n. Seg√ļn la FAO, m√°s de 900 millones de personas pasan hambre en el mundo, pero la producci√≥n mundial de alimentos es muy superior a la necesaria. El sistema agro-industrial, surgido tras la Revoluci√≥n Verde, ha dado prioridad a los monocultivos dependientes de la industria petroqu√≠mica, y ha minado en las √ļltimas d√©cadas las variedades locales de cada zona. Las variedades locales y la diversidad de semillas garantizan la resistencia frente a cat√°strofes o cambios inesperados, y permiten al agricultor/a guardar sus propias semillas. El modelo actual, sin embargo, vuelve a los/as productores/as dependientes de las empresas de semillas y de la industria petroqu√≠mica, es decir: una agricultura sumamente dependiente de los combustibles f√≥siles.

La agricultura no es lo √ļnico que depende del petr√≥leo y otros combustibles de este tipo (carb√≥n, gas natural). Desde la Revoluci√≥n Industrial, absolutamente todo es fuerte dependiente de estos combustibles. El desarrollo de la industria, el transporte, las comunicaciones y la tecnolog√≠a habr√≠a sido imposible sin la energ√≠a relativamente barata y f√°cilmente manejable proporcionada por los f√≥siles, especialmente el petr√≥leo. Actualmente, una ciudad es incapaz de abastecerse si se le corta o reduce dr√°sticamente el suministro de combustibles, como se hizo evidente en la crisis de los a√Īos 90 en Cuba, conocida como ‚ÄúPer√≠odo Especial‚ÄĚ. Sin embargo, el petr√≥leo no es un recurso renovable.

La situaci√≥n conocida como ‚Äúpico del petr√≥leo‚ÄĚ se√Īala el punto en que la extracci√≥n de un pozo llega a su nivel m√°ximo. A partir de ah√≠, se pierde presi√≥n y la tasa de retorno energ√©tico disminuye (es decir: obtenemos menos energ√≠a por cada barril de petr√≥leo invertido en la extracci√≥n), de modo que el crudo de ese pozo va aumentando de precio hasta que deja de ser rentable extraerlo y el pozo se cierra. Durante d√©cadas se ha advertido de la amenaza de alcanzar un pico de extracci√≥n a nivel global, amenaza hecha realidad cuando la Asociaci√≥n Internacional de la Energ√≠a reconoce que en 2008 se ha alcanzado el pico del petr√≥leo convencional. Esto supone, a partir de los √ļltimos a√Īos, un aumento de los precios del combustible (y, por lo tanto, de todo lo dem√°s) de forma continuada y que, m√°s all√° de breves oscilaciones de mercado, nunca volver√° a bajar a los niveles anteriores al pico. No existen, adem√°s, alternativas factibles, pues ninguna energ√≠a renovable tiene la rentabilidad del petr√≥leo y es muy dif√≠cil hacer una transici√≥n de todo un sistema energ√©tico a otro teniendo en cuenta la escasa voluntad pol√≠tica y la falta de tiempo.

En las pr√≥ximas d√©cadas la crisis ecol√≥gica y energ√©tica impedir√° que la econom√≠a vuelva a un per√≠odo de crecimiento y provocar√° un aumento generalizado de las tensiones pol√≠ticas y militares en torno a los recursos cada vez m√°s escasos, tensiones que ya empezaron a principios del siglo XXI. Es m√°s que probable que nuestra generaci√≥n asista a la quiebra de la sociedad industrial globalizada tal y como la hemos conocido hasta ahora.”

Para los/las que busqu√©is un buen plan para ma√Īana viernes: Ya est√° terminado el documental “Stop! Rodando el Cambio“.

 

Un documental en formato road-movie hecho por mujeres que basándose en la teoría del decrecimiento, salieron a la carretera en busca de alternativas. Con la participación de Yayo Herrero,Jorge Riechmann, Carlos Taibo, Enric Durán, Florent Marcellesci, Hervé Kempf, Esther Vivas, Lourdes Lucía, y mucha gente más.

 

El preestreno del documental “Stop! Rodando el Cambio” ser√° el d√≠a 12 de Abril a las 18.00 en la Facultad de Ciencias de la Informaci√≥n de la Complutense de Madrid. Para asistir a la proyecci√≥n han de reservar asiento mandando un mail con vuestros nombres y apellidos a: preestrenorodandoelcambio@gmail.com

 

¡Nos vemos allí!

Posted on Marzo 20, 2013 in Bancos, Energ√≠a, General by miki1 Comment »

√Črase una vez la historia de dos empresas que empezaron a competir… Una ahorr√≥ en salarios de trabajadores y eso lo reinvirti√≥ en aumentar la producci√≥n… la otra hizo lo mismo, pero adem√°s invirti√≥ lo que se ahorr√≥ en bajar la calidad del producto en publicidad, para convencer a la gente de que su producto molaba… La otra empresa reaccion√≥ y automatiz√≥ varios procesos en la empresa para despedir a trabajadores y ahorrar m√°s en personal… La otra hizo lo mismo y adem√°s hizo una campa√Īa muy agresiva de marketing en escuelas… Una tras otra se les fueron agotando las posibilidades, las estrategias para ahorrar costes y reinvertir ese ahorro en crecer en beneficio econ√≥mico… Hasta que a una de ellas… ¬°se le ocurri√≥ pedir un pr√©stamo! ¬† Con ese dinero compr√≥ otra empresa y, al hacerse m√°s grande, su capacidad de ventas creci√≥ enormemente, al igual que su deuda… La respuesta no tard√≥ en llegar, y la otra empresa tambi√©n pidi√≥ un pr√©stamo. Su capacidad de ventas y sus beneficios crecieron enormemente, su deuda tambi√©n… Sin embargo su deuda crec√≠a exponencialmente, al 7% cada a√Īo… pero sus ventas no crec√≠an tanto.

 

Al final, los ingresos extra que hab√≠an obtenido se iban para pagar la deuda contra√≠da, y pasaron a trabajar para los bancos. Lo mismo ocurr√≠a con los Estados, que recaudaban menos porque compet√≠an entre s√≠ para ver qui√©n daba mayores ventajas fiscales y algunos pa√≠ses acabaron siendo obligados a pedir un pr√©stamo para pagar otro… ¬† Es decir, tenemos empresas que necesitan crecer para pagar su deuda y porque est√°n compitiendo entre s√≠… y Estados que necesitan crecer para pagar su deuda y porque est√°n compitiendo entre s√≠… sin embargo, para crecer necesitan m√°s recursos, m√°s energ√≠a… y todo esto ya est√° llegando a su fin. Tras el pico del petr√≥leo, la energ√≠a disponible ya est√° disminuyendo. Y la evoluci√≥n entre PIB (GPD en ingl√©s) y energ√≠a es sospechosamente parecida:

PIB energía

  Y tiene sentido: a mayor actividad económica, mayor necesidad de energía y recursos para llevarla a cabo. En conclusión: el límite de energía y recursos implica que no va a ser posible crecer ilimitadamente, y el fin del crecimiento, significa la imposibilidad de pagar la deuda.

moroso

¬† ¬ŅY qu√© pasar√° entonces? Los bancos presionar√°n para que se pague la deuda de un dinero que han creado al prestarlo y los intereses que de esta deuda se devienen… A√ļn cuando el FMI ha reconocido que los recortes no han servido para reactivar el crecimiento sino para pararlo, Merkel sigue presionando para que los pa√≠ses de Europa del Sur hagamos recortes y paguemos la deuda, ¬Ņpor qu√©? Porque la banca alemana presiona a Merkel para que paguemos una deuda que no se va a poder pagar… y cuando suene la campana de “fin de crecimiento” quieren tener el menor n√ļmero de deudas posible. Sin embargo ese “pagar las deudas” que han sido contra√≠das con un dinero inventado en el mundo financiero, significa un flujo de dinero de la econom√≠a productiva (la riqueza que representa el trabajo, que se paga en dinero) a la econom√≠a financiera (un dinero sin respaldo material). Es decir, que nos est√°n asfixiando, chupando la sangre… y todo eso porque nuestras monedas son intercambiables… Por ello, las monedas sociales ser√°n una protecci√≥n necesaria que las poblaciones tomar√°n de aqu√≠ a unos a√Īos, para que los euros creados en el sistema financiero no se mezclen con los “soles”, “moras”, “boniatos” o cualquier otra moneda social generada por nuestro trabajo o por el trabajo de la naturaleza.

 

As√≠, elegir entre pagar y no pagar una deuda ileg√≠tima y que es la base de este imperialismo llamado globalizaci√≥n, depende de nosotras…

 

sin-duda-sin-deuda-1

 

 

¬ŅAburrida de una fruter√≠a mon√≥tona, todo el a√Īo igual? ¬ŅCansada de rescatar tus verduras de malvadas toneladas de capas y capas de pl√°stico?

No es temporada de tomates ¬ŅEntonces por qu√© hay en el supermercado? ¬ŅTe lo has planteado? ¬ŅQu√© hacen las naranjas en verano en la fruter√≠a?

Recuerda que en hemisferio Norte nos empe√Īamos en ir al rev√©s que en el hemisferio Sur. As√≠ que cuando aqu√≠ no es temporada de… all√≠ lo es. Gracias a la energ√≠a del petr√≥leo nos ha sido posible tener una mon√≥tona variedad invariable de productos de la huerta.
Los tomates se recogen verdes de la mata, est√°n de viaje varios d√≠as, se les hace madurar en c√°maras con hormonas vegetales y… ¬°bual√°! ¬°Un tomate ins√≠pido y con m√°s kil√≥metros a tus espaldas que t√ļ en un a√Īo! ¬ŅNo te da rabia que un tomate haya tenido m√°s vacaciones que t√ļ?
Si quieres volver a sentirte en tu sitio y en tu tiempo, presta atenci√≥n, ¬°no te vayas a pasar de estaci√≥n! El s√°bado por la ma√Īana estaremos a las 13:00 en la zona del lago del retiro con una acci√≥n de calle con Ecologistas en Acci√≥n… ser√° divertido, muy divertido, y diferente, muy diferente… y luego nos podremos ir a la manifestaci√≥n de la PAH! ūüôā
Reconéctate a la realidad, conoce y consume alimentos de temporada: más frescos, más baratos y, sobre todo, les puedes contar tus vacaciones en Kuala Lumpur, porque no habrán salido de tu zona y les encantará escuchar tus aventuras. Y te aseguras de que no han tenido que gastar barriles y barriles de combustible para traerte la comida. Aliméntate mejor consumiendo menos energía, contaminando menos.
Y si te atreves a dar el salto… habla con tus amigas y vecinos, buscad un productor local, y ¬°c√≥mete la primavera, el verano, el oto√Īo y el invierno! ¬°Ahora con m√°s ricos matices y colores que nunca!
Posted on Diciembre 19, 2012 in Activismo, Energ√≠a, Ideas by miki1 Comment »

El empoderamiento es una de las claves del decrecimiento. Los medios de comunicaci√≥n, con tantas noticias sobre la crisis y su reiterado enfoque como “algo muy malo e inevitable” dibuja un panorama sombr√≠o de nuestra realidad. Nos coloca en v√≠ctimas injustas pero necesarias de una crisis econ√≥mica que, simplemente, est√° ocurriendo. Sin herramientas, sin poder, desprotegidas, desconsolados… Pero sales a la calle y el sol brilla radiante… y es que los nubarrones: ¬°los han metido en nuestra mente!

 

Por eso es importante mirar el mundo con otros ojos: ser conscientes de ese terrorismo financiero que nos pretende engrilletar, dejarlo ir y empezar a construir una nueva realidad, bas√°ndonos en hechos, en personas y en posibilidades. Por eso es fundamental felicitarnos y celebrar los logros, con m√ļsica, con canciones y con sonrisas y abrazos. Y es que… espa√Īoles… Garo√Īa… ¬°ha muerto!

Felicidades a todas las personas que hab√©is luchado incansablemente para que sea posible dar esta buena noticia… El cambio… no es que sea posible o no… es que es real… y est√° ocurriendo. ¬°S√ļmate al futuro!

Hemos vuelto del encuentro con ilusi√≥n, con humildad y con esperanza… tras ver lo que otros colectivos est√°n haciendo en sus territorios. En medio de este pesimismo generalizado donde la pobreza se est√° generalizando mientras el n√ļmero de ricos aumenta, donde los medios no paran de lanzarnos mensajes de cat√°strofe e impotencia y donde la calidad democr√°tica de nuestro sistema pol√≠tico ha pasado demasiadas l√≠neas rojas como para considerarse democracia, actuando con violencia econ√≥mica y policial contra las personas que sostienen este sistema… hemos visto c√≥mo el puma (moneda social en Sevilla) est√° generaliz√°ndose, c√≥mo se genera tejido social en torno a la agricultura en La Rioja, c√≥mo guerrillas ecologistas plantan lechugas en jardines p√ļblicos o c√≥mo movimientos sociales paralizan leyes injustas en el Pa√≠s Vasco… y eso s√≠ que son noticias, las noticias que deber√≠an dar los medios si quisieran salir de esta crisis (y de paso, de este sistema, que es el verdadero problema).

 

Y tras el buen sabor de boca que nos dej√≥ este segundo encuentro de colectivos de decrecimiento y transici√≥n en Vitoria, el destino nos ha hecho mirar hacia el pasado, un a√Īo… al primer encuentro que iniciamos desde DecreceMadrid en Zarzalejo. Este v√≠deo nos confirma que el decrecimiento (o la transici√≥n o como quiera llamarse) alimenta y se alimenta de un optimismo pr√°ctico, de un convencimiento y una experiencia de que podemos ser autores de una realidad diferente, mucho m√°s alag√ľe√Īa de la que nos presentan en los medios de desinformaci√≥n. El camino que iniciaron desde Zarzalejo en Transici√≥n ha dado, tan s√≥lo en un a√Īo, los primeros, abundantes y buenos frutos. Que este v√≠deo sea una llamada a la esperanza, no en que alguien lo har√° o en que todo ir√° mejor, sino en que, a pesar de tanta violencia ejercida contra las personas, hacer un mundo mejor es posible, est√° en nuestras manos, depende de nosotras. Que la experiencia del cambio sea una llamada a la acci√≥n. Ante la desesperanza nos alzamos con un grito de optimismo pr√°ctico que ha recorrido las calles durante estos d√≠as…

 

Desde DecreceMadrid y desde otros colectivos afines trabajamos para que estos ejemplos de viva realidad se multipliquen. As√≠ que si quieres crear y vivir lo posible, ¬°√ļnete!

Posted on Octubre 2, 2012 in Activismo, Derechos, Energ√≠a, Naturaleza by mikiNo Comments »

Poco despu√©s del d√≠a internacional antifracking, tenemos la suerte y el placer de poder asistir a la presentaci√≥n del libro “Agrietando el futuro”.

 

Ser√° este jueves a las 19:30 en el local de Ecologistas en acci√≥n. Merece la pena informarse y divulgar la barbaridad que supone inyectar al subsuelo ingentes cantidades de sustancias qu√≠micas contaminantes que arruinan los recursos h√≠dricos de la zona, entre otros, por muchos a√Īos. Es un ejemplo de c√≥mo un proceso extractivo genera beneficios privados a cambio de un enorme detrimento del inter√©s p√ļblico. Si comput√°ramos esta actividad considerando todos los recursos, ser√≠a altamente deficitaria. ¬°No dejemos que nos roben nuestro futuro!

 

Posted on Septiembre 22, 2012 in Consumo Responsable, Derechos, Energ√≠a, General, Naturaleza by mikiNo Comments »

D√≠a 22 de septiembre… d√≠a internacional de lucha contra la fractura hidr√°ulica. Pero ¬Ņqu√© es eso de la fractura hidr√°ulica? ¬Ņde veras es tan importante como para que le dediquen un d√≠a internacional? ¬°Pero si ni ha salido en los telediarios!

 

Iron√≠as aparte, la fractura hidr√°ulica es un proceso de extracci√≥n de gas natural que se ha extendido por muchos pa√≠ses. La carest√≠a de recursos energ√©ticos (que viene de la mano del sobreconsumo de los mismos), los intereses de las empresas que explotan los yacimientos de hidrocarburos, la mayor resistencia al expolio que muestran los pa√≠ses que tienen la dudosa suerte de vivir sobre hidrocarburos (o de interponerse entre el yacimiento y los consumidores, como le pasa a Afganist√°n) y el mayor precio de los mismos (en parte por su mayor consumo y en gran parte por la expeculaci√≥n que se lleva a cabo sobre su precio)… todos esos factores han llevado a la locura humana a extremos insospechados.

 

La fractura hidr√°ulica consiste en hacer un agujero en el suelo, muyyyy profundo… inyectar muuucha agua con productos qu√≠micos cancer√≠genos, neurot√≥xicos (y un largo etc√©tera que hace del m√°s irracional de los temores algo sensato y con mucho fundamento) para reventar el subsuelo (fracturarlo) y hacer que el gas que est√° encerrado en bolsas del subsuelo (as√≠ como todos los metales pesados que est√°n all√≠ enterrados) emerja a la superficie de forma desordenada, extray√©ndose el gas con bastante poco rendimiento. Si quer√©is m√°s detalles, os recomiendo ver el documental Gasland (tierra de gas). Si no quieres ver el agua de tu grifo arder, inf√≥rmate e informa a los dem√°s, ya hay proyectos en el Norte de nuestro pa√≠s para extraer gas de esa forma.

 

De todo el documental, quiero destacar una frase que aparece a la hora y veintid√≥s minutos: “Perdimos m√°s de lo que ganamos. El dinero no devolver√° lo que destruyeron. La gente est√° harta, pero tienen miedo de hablar”. Y esto me hace plantearme ¬Ņqu√© pensar√°n nuestros nietos de nuestra generaci√≥n? ¬ŅNos ver√°n como unos despiadados b√°rbaros que segu√≠an quemando petr√≥leo, gas y carb√≥n a pesar de saber que se iba a acabar, que cuando escaseaba revent√°bamos el subsuelo, contamin√°bamos a nuestros iguales y los ecosistemas de los que depend√≠amos con tal de sacar hasta la √ļltima gota, de orde√Īar a nuestro planeta de forma tan bruta, oscura e ineficiente? ¬ŅNos ver√°n como un pusil√°nime 99% que permit√≠a que el 1% realizase todo ese saqueo? ¬ŅNos ver√°n como aquellas personas que supieron ver m√°s all√° de su rutina, levantarse y tomar el rumbo de su historia, permitiendo que las generaciones venideras pudieran seguir decidiendo sobre su presente en vez de dedicarse a pagar la deuda ecol√≥gica que nosotras provocamos?

 

El futuro est√° en nuestras manos. Act√ļa.

Hace poco o√≠ que alguien explicaba el decrecimiento mediante el tama√Īo de la hoguera. Aunque no pude encontrar nada en internet (nada, que no hay link) s√≠ que recuerdo el ejemplo:

 

En una hoguera grande, la gente hace un c√≠rculo grande y se separan las unas de las otras. Si no, se queman debido al abrasador calor que desprenden kilos y kilos de madera ardiendo. Si acaso, tienen relaci√≥n con aquellos que est√°n a su lado. Si la hoguera es peque√Īa, la gente se aproxima al fuego, hace un c√≠rculo m√°s peque√Īo. El calor es reconfortante, con poca madera varias personas se mantienen calientes. Al ser peque√Īo el c√≠rculo, las personas puede mirarse a la cara, sonre√≠rse, contar chistes, tener una conversaci√≥n com√ļn, sentir, despu√©s de todo, que est√°n en un grupo y forman parte de √©l.

 

El ejemplo me recordó a las palabras de un familiar mío, muy de derechas él, que recordaba con sereno anhelo un tiempo en el que las cosas eran distintas y él era más feliz:

 

Recuerdo cuando, con las ascuas de la chimenea, calent√°bamos el brasero que pon√≠amos debajo de la mesa-camilla. Cen√°bamos todos juntos y, antes de irnos a dormir, mi madre cog√≠a del brasero las brasas que a√ļn daban calor y las met√≠a en una plancha hueca de metal, con la que calent√°bamos las camas. Recuerdo que era una √©poca feliz, en la que no aspir√°bamos a tener m√°s, porque las cosas eran as√≠. Aprovech√°bamos todo lo que consum√≠amos, le d√°bamos varios usos, viv√≠amos con poco, era una vida sin grandes lujos pero √©ramos una gran familia y √©ramos felices.

 

Este profundo sentimiento de recogimiento, de sencillez, de calor… contrasta claramente con el sentimiento de prisa, de falta de tiempo, de permanente necesidad de m√°s y m√°s, de compras desbocadas, de envoltorios y sobras que acaban en el cubo, de grandes bolsas de basura, de estr√©s, lujo y desigualdades sociales, de tiempos convulsos… El ser humano no es as√≠, nunca ha sido as√≠. De hecho, siempre ha sido sencillo, salvo unos pocos que ostentaban riqueza y acumulaci√≥n (nobles, reyes y obispos) y que, a pesar de ser minor√≠a, adquieren un papel protagonista en nuestra imagen de la historia.

 

El decrecimiento no es algo extravagante. Es simplemente vivir mejor. En el sobreconsumo (donde consumimos y nos consumimos m√°s r√°pidamente), est√° claro que “vivir mejor” es necesariamente “vivir mejor con menos”, pues no hay otra opci√≥n. En pa√≠ses explotados por los pa√≠ses sobreconsumidores, “vivir mejor” puede ser “vivir mejor con m√°s”, pero los esl√≥ganes “vivir mejor con m√°s” y “vivir mejor con menos” se acabar sustituyendo por “vivir sencillamente bien”.

 

Pero la sociedad del decrecimiento no tiene por qu√© ser est√°tica. C√≥mo combinar el dinamismo tranquilo, la innovaci√≥n creativa y la alegr√≠a, con la simplicidad, el no aspirar a m√°s y el recogimiento reconfortante de lo sencillo es la clave para que la humanidad alcance unos modos de vida que puedan llevar todas las personas del mundo durante un n√ļmero infinito de generaciones. Tan s√≥lo as√≠ podremos vivir bien y justamente. Es una aventura necesaria, trepidante y llena de aprendizaje y desaprendizaje… es el camino a una vida que merezca la pena ser vivida.

P√°gina siguiente »