Pues eso, como veis, en los sabados verdes no se hace mas que sufrir y sufrir…