Posted on febrero 26, 2011 in Consumo Responsable, Energ√≠a by miki8 Comments »

La producción de energía de fusión nuclear, la más puntera y futurista que existe, ha sido calificada como una fuente limpia e ilimitada de energía, como en este documental de redes. Es como si en un futuro lejano todos pudiéramos disponer de energía infinita y gratuita. A continuación procedemos a derribar ese mito, que no es sino una estrategia publicitaria a gran escala que encierra unos propósitos bastante oscuros y peligrosos. Para ello, analizaremos la fusión nuclear de forma ordenada, desde su obtención, sus residuos, su eficiencia, su distribución y utilización… tratando de ser didácticos. Por tanto, aunque parece muy complejo, intentaremos exponerlo de forma clara, paso a paso y con calma, aunque hoy nos extendamos un poco más de lo acostumbrado.

 

Para empezar, la energía de fusión se obtiene mediante una reacción unidireccional.

Es decir, hay un material de partida y un material final, liber√°ndose energ√≠a en el proceso. Se nos ha vendido como algo que ‚Äúlo pones en marcha y a disfrutar‚ÄĚ, una fuente ilimitada de energ√≠a, un proceso circular y automantenido. Sin embargo, esto viola el segundo principio de la termodin√°mica, es decir, es f√≠sicamente imposible. La reacci√≥n de fusi√≥n nuclear es un proceso que comienza y termina. Cuando hablan de energ√≠a ‚Äúilimitada‚ÄĚ se refieren a que el recurso que necesitan es abundante, muy disponible.

 

Sin embargo, esto no es del todo cierto. ¬ŅDe d√≥nde se obtienen el deuterio y el tritio? El deuterio se puede obtener del agua, siendo uno de cada 6500 √°tomos de hidr√≥geno del agua un √°tomo de deuterio. El tritio se obtiene del litio, el cual se obtiene a su vez de minas en Bolivia (50% de las reservas), Chile (30% de las reservas), Argentina, California, Nevada‚Ķ Cabe destacar que, aunque el litio es relativamente abundante, su uso se ha incrementado y, por lo tanto, su precio ha subido, pudiendo ser en un futuro foco de tensiones y desigualdades. As√≠ mismo, su extracci√≥n se realiza mediante la miner√≠a, un proceso altamente contaminante, y para transformarlo en tritio hace falta irradiarlo con neutrones. Parad√≥gicamente, la demanda de litio se ha incrementado precisamente por nuestras crecientes necesidades de acumular energ√≠a en bater√≠as: m√≥viles, mp3, ordenadores, tablets… cuya circulaci√≥n obedece a los criterios de obsolescencia programada o percibida, siendo adem√°s de dif√≠cil reciclaje. Pero ah√≠ no acaba la cosa‚Ķ para construir el reactor de fusi√≥n nuclear se necesitan decenas de miles de toneladas de acero y hormig√≥n, adem√°s de elementos raros como el berilio, niobio, titanio y tulsteno (cuyo pico de extracci√≥n est√° pr√≥ximo) y elementos de cara obtenci√≥n como el nitr√≥geno l√≠quido y el helio. Es decir, que desde los or√≠genes la fusi√≥n nuclear se enfrenta a serias limitaciones.

 

Otro mito sobre la fusi√≥n nuclear es que es una energ√≠a limpia, ya que no genera residuos. ¬°Falso! Si volv√©is al esquema quiz√°s os llame la atenci√≥n una bolita blanca, un neutr√≥n altamente energ√©tico. Efectivamente, la reacci√≥n entre el tritio y el deuterio libera neutrones muy energ√©ticos. Estos son absorbidos por carb√≥n vegetal, que pasa a ser radioactivo. Adem√°s de la reacci√≥n del esquema (aqu√≠ ser√° mejor que coj√°is papel y l√°piz, es m√°s f√°cil), habr√° reacciones entre los √°tomos de deuterio que choquen entre s√≠, produci√©ndose en la mitad de los casos una fusi√≥n nuclear convencional y en la otra mitad un √°tomo de tritio y un prot√≥n. El tritio es radioactivo (con una vida media de 12,3 a√Īos, los residuos pueden tardar unos treinta a√Īos en ser seguros) y es radiot√≥xico por inhalaci√≥n e ingesti√≥n. Otra reacci√≥n que ocurrir√≠a ser√≠a entre el helio (bueno, un is√≥topo de helio con tres neutrones, un producto de desecho) y el deuterio (material de partida), en la que tambi√©n se producir√≠a tritio y un prot√≥n en la mitad de las reacciones.

 

Vayamos ahora con la eficiencia de la energ√≠a de fusi√≥n. La eficiencia se mide por la tasa de retorno energ√©tica, que es la relaci√≥n entre la energ√≠a que obtienes de una fuente energ√©tica y la energ√≠a que necesitas para obtenerla (construcci√≥n, mantenimiento y desmantelamiento de la infraestructura necesaria‚Ķ). Es decir, que cuanto m√°s eficiente es una fuente de energ√≠a mayor energ√≠a sacamos en relaci√≥n a la energ√≠a que nos ha costado obtenerla, es decir, mayor es la tasa de retorno energ√©tica. Como referencia, el rendimiento energ√©tico de los primeros yacimientos de petr√≥leo era de 150-100, los de los yacimientos actuales son de 8. Los de la energ√≠a e√≥lica son de 18 y los del biodiesel son de 1‚Äô2 (algunos incluso por debajo de la unidad, es decir, se gasta m√°s energ√≠a de la que se obtiene). La tasa de retorno de la energ√≠a de fusi√≥n en un futuro se estima en menos de 10 (para iniciar la reacci√≥n es necesaria una cantidad elevad√≠sima de energ√≠a, dando como resultado una cantidad diez veces superior de energ√≠a). Cada cantidad de deuterio y tritio producir√≠a una cierta energ√≠a, es decir, una vez comenzada la reacci√≥n, √©sta tiene sus d√≠as contados. No es posible a√Īadir m√°s ‚Äúcombustible‚ÄĚ a la reacci√≥n (no se puede “echar m√°s le√Īa al fuego”), que se encuentra confinada en potentes campos electromagn√©ticos. Por lo cual, cuando se agote la reacci√≥n, el reactor se tendr√° que limpiar y llenar con m√°s ‚Äúcombustible‚ÄĚ, requiri√©ndose una gran cantidad de energ√≠a para reactivarlo nuevamente (es como hacer una hoguera y, cuando se apague, hacer otra).

Otro aspecto a analizar es el problema del almacenamiento y transporte de esa energía, que requerirán la utilización de metales para almacenarla y conducirla, los cuales son limitados, y requieren aislantes basados en hidrocarburos, que también tienen sus días contados. Además, la energía necesitará de herramientas para hacerla efectiva: electrodomésticos, maquinaria…. Pues la energía por sí misma no te hace el café ni te aspira la casa. Estas herramientas se basan en materiales que son limitados y cuya extracción sigue suponiendo un impacto considerable en los ecosistemas. El mito de la energía infinita y para todos hace aguas por doquier.

 

¬ŅCantidades infinitas de energ√≠a? Si fuera posible, podr√≠a tener unas repercusiones desastrosas: cantidades ingentes de energ√≠a disponible supone mayor capacidad para modificar el entorno. Puede impulsar la industria militar o la minera, la pesquera, la agricultura intensiva, la tala de √°rboles y todas aquellas industrias que se basan en la extracci√≥n de materias primas no renovables (limitadas). Esto acelerar√≠a nuestra llegada al colapso, ya que, aunque la energ√≠a pudiera ser infinita, los recursos no lo son, y no se pueden obtener a partir de la energ√≠a.

 

Otro problema es de √≠ndole pol√≠tica y se refiere a la producci√≥n y distribuci√≥n de la energ√≠a: el peligro de que la producci√≥n de energ√≠a de fusi√≥n nuclear acabe bajo la ‚Äúprotecci√≥n‚ÄĚ de patentes supondr√≠a que habr√≠a unos pa√≠ses productores de energ√≠a a bajo coste (los del Norte) y ser√≠a vendida a los pa√≠ses del Sur no necesariamente a bajo coste. Esto supondr√≠a otra potente atadura represiva, como el pago de los intereses de la deuda externa. De hecho, para las primeras producciones de energ√≠a de fusi√≥n nuclear ya est√°n prepar√°ndose sistemas de venta, tal y como dijeron en el documental de Redes. La imposici√≥n de una patente internacional de libre acceso a la fusi√≥n nuclear ser√≠a una medida pol√≠tica esperable, pero f√°cilmente soslayable, ya que el sistema que crea los campos electromagn√©ticos en los que se produce la reacci√≥n est√° ya bajo patente. El colonialismo energ√©tico pues, pasar√° pronto a su siguiente fase.

 

El √ļltimo escoyo es el de la creaci√≥n de lobbies o grupos de inter√©s. La inversi√≥n en la fusi√≥n nuclear bajo altas temperaturas ha sido enorme, el n√ļmero de cient√≠ficos que reciben subvenciones para investigar en este campo es considerable. As√≠ que, al pensar que se descubri√≥ la fusi√≥n fr√≠a surgi√≥ una gran oposici√≥n de muchos cient√≠ficos que vieron peligrar sus subvenciones. La fusi√≥n fr√≠a sin embargo, se produce te√≥ricamente a temperatura ambiente y, de ser posible, ser√≠a mucho m√°s barata y accesible a todos los pa√≠ses, y los primeros conatos de publicaci√≥n han sido duramente criticados. Cient√≠ficos m√°s objetivos consideran que con esta oposici√≥n se han perdido al menos 40 √≥ 50 a√Īos en la investigaci√≥n de la fusi√≥n. Una rama prometedora de la fusi√≥n fr√≠a quiz√°s sea la sonoluminiscencia, pero eso lo dejaremos para quien le interese.

 

Para terminar, seamos constructivos. Dado que todo lo que sea absorbido por la l√≥gica del mercado se convierte en algo destructivo, imaginemos qu√© papel podr√≠a desempe√Īar la fusi√≥n nuclear en una sociedad decrecentista. Son numerosas las ventajas de la energ√≠a de fusi√≥n con respecto a la combusti√≥n de hidrocarburos. Por lo que en una sociedad donde las necesidades energ√©ticas se autolimiten por debajo de los l√≠mites biof√≠sicos del planeta, la misma cantidad de energ√≠a producida por fusi√≥n nuclear en vez de por combustibles f√≥siles tendr√° una huella ecol√≥gica mucho menor. Esto no ser√° pretexto para aumentar el consumo de energ√≠a, sino para tener un impacto menor en la Tierra. Se fomentar√° la investigaci√≥n de la fusi√≥n fr√≠a, as√≠ como de sistemas de transporte de la energ√≠a m√°s eficientes, baratos y menos perjudiciales, como el antil√°ser. Todo ello encaminado a que todas las sociedades puedan extraer la energ√≠a de los √°tomos de una forma m√°s barata y limpia, gestion√°ndose responsablemente los residuos y/o utiliz√°ndolos para otros procesos beneficiosos tanto social como ambientalmente.

 

Conclusi√≥n, ninguna fuente de energ√≠a ser√° beneficiosa si sigue la viciosa din√°mica de satisfacer una demanda en continuo crecimiento, ya que toda energ√≠a tiene su impacto, su huella ecol√≥gica. La √ļnica soluci√≥n es limitar la demanda de energ√≠a (vivir mejor con menos) y cuanto m√°s limpias sean nuestras fuentes de energ√≠a, menos basadas en recursos limitados y m√°s diversificadas, mucho mejor para todos. No hay demanda energ√©tica mejor satisfecha que aquella que deja de necesitar de energ√≠a.

Posted on febrero 23, 2011 in Ciudad, Naturaleza, Transporte by mikiNo Comments »

Este jueves la bicicr√≠tica proteger√° sus valiosas v√≠as respiratorias con mascarillas. Su objetivo es denunciar los altos niveles de contaminaci√≥n y reclamar “una ciudad donde se pueda respirar”. √önete a la convocatoria. Pedalea por una ciudad m√°s limpia.

Bicrítica convoca el jueves a los aficionados a la bici a un paseo con mascarilla contra la polución

Posted on febrero 23, 2011 in Consumo Responsable, Reciclaje by miki2 Comments »

Esta noche, en el programa Comando Actualidad de TVE1 hay un programa que tiene muy buena pinta. Es a las 22:15. Si te lo has perdido pincha igualmente en el enlace y lo podrás ver, os dejamos con un avance del programa. ¡Que lo disfrutéis!

Posted on febrero 18, 2011 in Transporte by chema2 Comments »

Seg√ļn un recientes noticias parece ser que los niveles de contaminaci√≥n en Madrid est√°n alcanzando niveles preocupantes. ¬°Mentira! No los est√°n alcanzando: ya los hab√≠an alcanzado hace mucho tiempo, s√≥lo que ahora superan unas referencias estandarizadas como “razonables” por la Uni√≥n Europea. Ahora es cuando echamos la vista al cielo, vemos la capa negra y nos lamentamos. Ahora es cuando asustados, decimos “madre m√≠a, qu√© cantidad de polvo que se nos ha “acumulao” ah√≠ arriba, ¬Ņno?”, como si no nos hubi√©semos dado cuenta antes de que los coches contaminan, y mucho.

El problema

El tr√°fico rodado aporta hasta el ochenta por ciento de la contaminaci√≥n atmosf√©rica, la misma que es responsable de 2000 muertes al a√Īo.¬† Analicemos algunos de los incentivos al uso de veh√≠culos de motor:

1) Las condiciones del transporte p√ļblico: precios, horarios, rutas, servicio. Seremos unos se√Īoritos, pero una ciudad bien conectada desincentiva el uso del transporte privado.

2) Las recientes ayudas para la compra de veh√≠culos, que no han estado condicionadas a la promoci√≥n significativa de modelos menos contaminantes como el coche el√©ctrico (que no necesariamente produce “cero emisiones” puesto que utiliza electricidad cuya obtenci√≥n puede haber sido una gran fuente de poluci√≥n. Social y econ√≥micamente, los veh√≠culos de cuatro ruedas est√°n institucionalizados como “el modelo” de transporte.

3) El uso de la bicicleta sigue encontrando m√ļltiples barreras y los poderes p√ļblicos raramente har√°n una fuerte apuesta por el transporte limpio mientras no les sea electoralmente rentable. No s√≥lo se ponen trabas a las dos ruedas, tambi√©n las aceras peatonales son en ocasiones verdaderos infiernos, formalidades urban√≠sticas atravesadas por contenedores y farolas, que le roban espacio a la carretera. De esta forma, la movilidad se convierte en puro desplazamiento, sin poder disfrutar adecuadamente de los espacios.

4) La ciudad est√° especializada en “zonas” (residencial, de ocio, comercial…), de tal forma que las redes sociales y econ√≥micas obligan a un constante movimiento. Ese movimiento, evidentemente, ha de hacerse en el menor tiempo posible, dadas nuestras ansias de inmediatez y la presunci√≥n del derecho a la omnipresencia. Adem√°s, la especializaci√≥n econ√≥mica, tambi√©n a nivel global, obliga a un exagerado e innecesario transporte de mercanc√≠as.

La solución

Ante todo, valor y determinación: hay un problema, hay que reconocerlo, y una borrasca no lo va a solucionar. Que no se vea no quiere decir que no esté. La clase política, de la que poco se puede esperar, tendría que tomar medidas drásticas.

Igualmente poco se puede esperar de una masa de ciudadanos/as que parece esperar siempre a que sus problemas los solucionen otros. Cada conductor/a esperar√° que sean otr@s quienes renuncien al coche. Subyace la idea de que si la gente utilizase menos el coche estar√≠a haciendo un sacrificio por los dem√°s. Pero, ¬Ņy si le damos la vuelta a la idea? Somos los dem√°s quienes a d√≠a de hoy hacemos un sacrificio respirando este aire, para que much@s se muevan “c√≥modamente” en coche. Ahora es cuando viene la respuesta maliciosa e ignorante: “¬°si quieres aire limpio, vete al campo!”. Podemos y debemos imaginar ciudades con aire m√°s o menos limpio.

La movilidad intraurbana a trav√©s de transporte privado es una idea totalmente irracional. Adem√°s del problema de la contaminaci√≥n tambi√©n tenemos atascos, problemas de aparcamiento y espacio, problemas en la fluidez debido al conflicto peat√≥n-coche, ruidos, atropellos… Parece que el coche es un medio de transporte “revolucionario”, pero en realidad est√° en el origen de muchas causas de mortailidad (accidentes sobre todo, pero tambi√©n por su contribuci√≥n a la mala calidad del aire), adem√°s de promover modelos individualistas, inmediatistas y consumistas (los coches actuales no est√°n pensados para durar m√°s de 5-10 a√Īos).

Algunas alternativas que podemos considerar:

1) Compartir coche. Ya hay varias p√°ginas en las que puedes ponerte de acuerdo con m√°s gente para utilizar un mismo veh√≠culo si compartes itinerario (www.amovens.com, www.comparteviaje.es, www.conduzco.es, www.comuto.es…).

2) Ir en bicicleta. Efectivamente, da un poco de miedo ir en bici en Madrid. Cuanta m√°s gente haya, m√°s se acostumbrar√° el conductor a convivir con las bicicletas, y m√°s gente se animar√°.

3) Usar el transporte p√ļblico. Lo primero de todo es apoyar a las campa√Īas existentes por un transporte p√ļblico decente (contra el billetazo, para que los ni√Īos no paguen, etc.). Es necesario presionar para tener una red de transportes asequible y de calidad. Por otro lado, hay que trascender la pereza que nos da a veces recurrir a esta opci√≥n y disfrutar del transporte p√ļblico como una oportunidad para ir leyendo, durmiendo o, por qu√© no, conociendo gente, algo que ninguna de las otras opciones te permite.

4) Andar. Parece un recordatorio rid√≠culo, pero no deja de ser una alternativa real al tr√°fico rodado. La energ√≠a que contenemos en las piernas es una de las m√°s limpias que hay. Adem√°s, los beneficios para el sistema cardiovascular, esquel√©tico, digestivo, nervioso… son innumerables, y es el transporte con mayor maniobrabilidad: gratuito, sin tener que aparcar ni atar nada…

No s√≥lo se trata de llevar a cabo individualmente estas pr√°cticas. Podemos recordarle a la gente que nos rodea lo importantes que son y tambi√©n es necesario organizarse en grupos, redes y plataformas para hacerlas m√°s factibles, y por √ļltimo presionar a los poderes p√ļblicos para que eliminen las barreras al transporte limpio y los incentivos a la movilidad sucia.

Posted on febrero 15, 2011 in Ciudad, Decrecimiento, Ideas by procast1nad0r4 Comments »

Julio García Camarero presentará, junto a Luis González, coordinador de Ecologistas en Acción, y Quique Avellán, responsable de la sección de medio ambiente del Ateneo, el libro El decrecimiento feliz y el desarrollo humano.
 

¬ŅEs posible otro mundo? ¬ŅExiste alguna alternativa para superar la intoxicaci√≥n consumista que nos est√° conduciendo a una eterna insatisfacci√≥n e infelicidad? Para el autor no s√≥lo es posible, sino indispensable y urgente.
 

Un mundo en el que se contrapongan: a la mentira sistem√°tica y universal del sistema capitalista ‚Äďpotenciada y difundida por el poder medi√°tico, o cuarto poder‚Äď, una informaci√≥n veraz extendida por el quinto poder de la informaci√≥n alternativa; a un crecimiento competitivo y ego√≠sta, explotador de la naturaleza y del hombre, un decrecimiento feliz del Norte, cooperativo, respetuoso con la madre tierra y con nuestros cong√©neres; y a una degradaci√≥n del desarrollo humano y a un decrecimiento social ‚Äďcomo consecuencia de un quim√©rico crecimiento econ√≥mico indefinido‚Äď, un desarrollo humano en donde el hombre y la mujer consigan ser felices al colmar las nueve necesidades humanas descritas por Max-Neef ‚Äďafecto, subsistencia, protecci√≥n, entendimiento, participaci√≥n, ocio, creaci√≥n, identidad y libertad‚Äď.
 

Este libro es el segundo de una trilogía que comenzó con El crecimiento mata y genera crisis terminal (Los Libros de la Catarata, 2009), y que concluirá con El crecimiento económico mesurado y el desarrollo humano en el Sur.
 

La presentación tendrá lugar el martes 15 de febrero en el Ateneo de Madrid (c/ Prado 21) a las 19:30.

Posted on febrero 15, 2011 in Derechos, Energ√≠a by procast1nad0r1 Comment »

Decrece Madrid se suma al apagón general contra la subida abusiva de la tarifa de la luz en el día del consumidor.
Vamos a pasar de las palabras a los hechos. Van a ver que el pueblo tiene voz y voto y sabe oraganizarse. Endesa, Iberdrola y Fenosa subieron la tarifa un 11%. Es hora de que hagamos que sus beneficios caigan por una vez.
La √ļnica forma que tenemos de luchar los consumidores contra estas pr√°cticas abusivas, es con medidas como √©sta, por eso os convocamos a seguir esta iniciativa que comenzar√° a las 22h y que durar√° m√≠nimo 5 minutos.
¬°√öNETE!
Recuerda: baja el diferencial de la casa para que surta efecto.

Posted on febrero 12, 2011 in General, Ideas by miki4 Comments »

Antes, cuando quer√≠amos incidir sobre el cerebro lo hac√≠amos con f√°rmacos, que tienen un efecto menos espec√≠fico, con m√°s efectos secundarios y que enriquecen a las farmac√©uticas. Sin embargo, diversos cient√≠ficos hablan de una nueva era en la que los cerebros se pueden corregir a s√≠ mismos, podemos moldear nuestra mente, con entrenamiento…

En los √ļltimos a√Īos han surgido numerosos programas y juegos inform√°ticos que prometen cerebros m√°s r√°pidos, bas√°ndose en investigaciones supuestamente cient√≠ficas que lo demuestran. Sin embargo, este efecto no se ha probado. Lo que s√≠ se sabe es que uno mejora con la pr√°ctica del juego, vamos, que aprende, lo cual no es ninguna novedad. Lo crucial es desarrollar el cerebro de forma general, no s√≥lo habilidades espec√≠ficas.

El secreto est√° en los cambios que, aunque generan cierto nivel de ansiedad (al igual que nos cansamos al hacer ejercicio), mantienen el cerebro en forma, se generan nuevas conexiones neuronales, nuevas neuronas incluso… En este programa de Redes hablan sobre la tecnolog√≠a de entrenamiento mental y sobre la disciplina mental para buscar cambios.

La tecnolog√≠a de entrenamiento mental est√° a√ļn por desarrollar, y requiere la movilizaci√≥n masiva de materiales para los pl√°sticos y componentes electr√≥nicos de los aparatos respectivos. As√≠ que desaconsejamos su uso, dadas las alternativas decrecentistas. ¬ŅCu√°les? Pues la siguiente opci√≥n, la disciplina mental. Suena duro, ¬Ņeh? En absoluto…

De forma sencilla, dos opciones:

– capitalismo = muchas horas de trabajo estresante y mon√≥tono, baja cantidad de bienes relacionales (ocio, amigos, familia…), empleadas de hogar, profesores particulares para los hijos, ni√Īeras, incremento de productos precocinados e hiperenvasados, instrucciones b√°sicas para la vida (abre f√°cil, abrir y calentar 5 minutos en el microondas, hervir y listo)… consecuencias: r√°pido deterioro de las capacidades cognitivas y emocionales, es decir, una mente decr√©pita, dependiente, miedosa y consumidora compulsiva de medicamentos.

http://hjorgev.files.wordpress.com/2008/09/cerebro.jpg

– decrecimiento = menos horas en un trabajo menos alienante, alta cantidad de bienes relacionales, nuevos retos de gastronom√≠a, horticultura, artes diversas, participaci√≥n ciudadana, abordaje colectivo de problemas complejos, educaci√≥n de la familia, vida rica y cambiante, vida plena (como dicen en quechua, Sumak kawsay)… consecuencia: mantenimiento de las capacidades cognitivas y emocionales hasta una edad muy avanzada, autonom√≠a, juventud mental permanente, alegr√≠a, salud mental y f√≠sica.

El tiempo pasa, el camino se bifurca… ¬Ņhacia d√≥nde te diriges?

Posted on febrero 7, 2011 in General by miki3 Comments »

El grupo Desazkundea de Bilbao (es decir, Decrecimiento de Bilbao) ha organizado unas jornadas en Sarriko (Bilbao) 8 y 9 de febrero de 2011.


En estas jornadas se ahondar√° en dos conceptos y alternativas cada vez m√°s en boga: ‚Äúdecrecimiento‚ÄĚ y ‚Äúbuen vivir‚ÄĚ: el primero, especialmente sonado entre las sociedades del Norte, y el segundo, proveniente del Sur (de la cosmovisi√≥n ind√≠gena de Am√©rica Latina, espec√≠ficamente). Adem√°s de conocer m√°s de cerca estos paradigmas, se reflexionar√°, se debatir√° y se buscaran alianzas entre las dos visiones. Se contar√° tambi√©n con aportaciones desde la visi√≥n feminista de todo ello, desde una estructura dividida en varias ponencias, espacios de debate y alguna otra actividad.
Despu√©s de ver el gran inter√©s por participar en los encuentros y el hecho de que las plazas para la asistencia presencial se agotaron r√°pidamente, el colectivo de decrecimiento de Bilbao (Desazkundea) ha buscado la manera de emitir las sesiones por internet. Y despu√©s de un buen trabajo en equipo, han habilitado la siguiente direcci√≥n para que se puedan seguir las jornadas al mismo tiempo que en el auditorio donde se celebran. As√≠ que si no pudisteis conseguir entrada… no pasa nada.

Si no pudisteis verlo en directo pondremos enlaces a la versi√≥n en diferido en los comentarios de esta entrada. Todo son facilidades… Adem√°s, Decrecimiento Madrid estar√° all√≠, as√≠ que si quer√©is comentarlo escribidnos, ser√° un placer contaros todo lo que no se vio en la web.

Posted on febrero 6, 2011 in Derechos, Econom√≠a, Ideas by miki3 Comments »

Un compa√Īero del grupo hablaba del capitalismo como la econom√≠a de los agujeros m√°gicos: las cosas nacen en la tienda y desaparecen en el cubo de basura, y ya nunca se supo m√°s de ellas…

Otro compa√Īero hablaba del capitalismo como un sistema racional a peque√Īa escala pero absurdo a gran escala…

Esto me hizo reflexionar sobre la alternativa, ¬Ņcu√°l ser√≠a, cu√°les ser√≠an sus caracter√≠sticas, en qu√© se basar√≠a? Llegu√© a la conclusi√≥n (nada original, por cierto) de que lo que le falta al mercado es sin duda conciencia. Si un ciego gu√≠a a otro ciego, ambos acabar√°n en el hoyo (Mateo, 15, 14). Y eso es precisamente lo que est√° pasando. Si no hay una conciencia global del sistema que imbuya a todos los integrantes del mismo, estaremos encaminados a la cat√°strofe. As√≠, mientras pensaba en este “consciente mercado” como alternativa al “libre mercado” (que no nos hace libres, s√≥lo la verdad os har√° libres (Juan, 8, 32), se dice), encontr√© este discurso de un gran hombre.

“Est√°n preparando un mundo donde el 25% de la poblaci√≥n sobra‚Ķ ¬ŅQu√© tenemos para oponer a esto? No estamos en el poder, no tenemos multinacionales, no dominamos las finanzas especulativas‚Ķ ¬ŅQu√© tenemos entonces?

La Conciencia, la conciencia de que tengo derechos, de mi propio derecho, de que soy un ser humano, sencillamente un ser humano, la conciencia de que lo que est√° en el mundo me pertenece, no en el sentido de propiedad, sino en el sentido de que me responsabilizo de ello, que tengo derecho a intervenir, a saber‚Ķ esta conciencia se obtiene cada d√≠a, exige una atenci√≥n de esp√≠ritu constante y no precisamente solitaria. Esta conciencia se gana y se ejerce en el trabajo, en la sociedad, en los grupos‚Ķ”

¬ŅCoincidencia? Cuando tanta gente llega a la misma conclusi√≥n… cuando el r√≠o suena… Hace falta un cambio, que vaya desde las actitudes hasta los hechos, una reestructuraci√≥n profunda de todo. Basta ya de asumir nuestro papel como meros consumidores, callados consumidores, sumisos sin capacidad de respuesta… ¬ŅTe apetece unirte al cambio?

Posted on febrero 4, 2011 in General by mikiNo Comments »

“Quiero el informe para ya”, “ey, t√≠o, p√°same el porro pero ya”… ¬ŅOs suena? Quiz√°s a nuestros abuelos no, o al menos no tanto. Antes la incapacidad para postergar un placer era sin√≥nimo de hombre “de mal futuro”. En nuestros d√≠as, sin embargo, es algo bastante cotidiano. ¬ŅPor qu√© cambi√≥ y qu√© importancia tiene?

El ya (la inmediatez) es la m√°xima expresi√≥n de la necesidad, la insatisfacci√≥n llevada al extremo, es motor de consumo, fundamento de la compra compulsiva, marca distintiva del individualismo…

Un ejemplo: imagin√°os que quer√©is ir de Arg√ľelles a Miguel Hern√°ndez. Si quer√©is ir r√°pido (ya) lo m√°s r√°pido (si carec√©is de bici) es sin duda el taxi. Tomas uno y te lleva en 10 minutos. Si no tienes prisa (si tienes tiempo) puedes ir en transporte p√ļblico o, por qu√© no, andando (25-90 minutos). En un caso te costar√° unos 10-15 euros y le costar√°s al planeta unos cuantos gramos de di√≥xido de carbono. En el otro, te costar√° un euro o nada, y al planeta le costar√° bastante menos tambi√©n.

Otro ejemplo: si quieres comer “ya” puedes ir a un restaurante, comprar comida precocinada y cocinada para llevar o comprar comida precocinada y cocinarla en casa. Si no tienes prisa (si tienes tiempo) puedes comprar verdura y legumbres frescas, o esperar al d√≠a del reparto de tu grupo de consumo, o¬† incluso cultivarla t√ļ. En estos casos, la falta de tiempo te cuesta calidad, dinero y contaminaci√≥n medioambiental.

En resumen, más trabajo, menos tiempo, más caro, más individual, más insatisfacción.

Ante el requerimiento absoluto del “ya”, el decrecimiento propone “el aqu√≠ y el ahora”, como m√°xima expresi√≥n de la satisfacci√≥n, como freno del consumo. El deseo caprichoso, cuando es reposado, se revela como tal, y entonces compramos con criterio. Cuando uno se dedica sencillamente a disfrutar del tiempo y del proceso que conllevan las cosas, entonces la alegr√≠a se vuelve austeridad, satisfacci√≥n y felicidad, se vuelve compartir, se vuelve social.

As√≠, la prisa provoca mayor consumo de materiales, es decir, crecimiento econ√≥mico. Pero recordad…