Posted on agosto 22, 2011 in Derechos, Econom√≠a, Ideas, Trabajo by miki2 Comments »

¬°Ni un d√≠a sin f√ļtbol! ¬°F√ļtbol de calidad internacional reconocida! ¬°La liga espa√Īola es la mejor liga del mundo! Pero… ¬Ņa qu√© precio?

 

Nuestra liga de f√ļtbol profesional nos ha obsequiado con un regalo excepcional, una oportunidad de oro para comprender cu√°l es la principal ra√≠z de un sistema econ√≥mico injusto a todas luces y con muchas sombras… Los futbolistas est√°n de huelga… Sus sensatas reivindicaciones laborales vienen motivadas por deudas, incumplimientos de contrato… pero, ¬Ņc√≥mo hemos llegado a esta situaci√≥n?

Es aparentemente sencillo: los equipos de f√ļtbol han convertido a este deporte en un lucrativo negocio que sigue, sin embargo, siendo un deporte de competici√≥n. Y es que estos equipos compiten entre ellos en un campo de f√ļtbol, y los equipos que mejores (que no necesariamente m√°s caros) jugadores y entrenadores tengan, tendr√°n m√°s probabilidades de ganar. As√≠, la presi√≥n por contratar a ciertos jugadores ha hecho que los sueldos de algunos deportistas “estrella” hayan adquirido proporciones desorbitadas… Ahora bien, ¬Ņqui√©n y c√≥mo se pagan esos salarios? Muy sencillo (aunque simplificado): los clubes de f√ļtbol pagan los salarios, que recaudan (con ping√ľes beneficios) de los derechos de transmisi√≥n de los partidos de f√ļtbol (as√≠ como de los derechos de imagen de los futbolistas) que pagan las cadenas de televisi√≥n, que sacan beneficio del dinero que recaudan de la publicidad que emiten por nuestras pantallas, pagado por empresas que hacen repercutir en el precio del producto en cuesti√≥n el precio de la publicidad. Es decir, que cada vez que compramos algunos productos, estamos pagando indirectamente unos sueldos monumentales a algunos futbolistas. Es decir, el dinero privado lo pagamos todos, de ah√≠ que la reivindicaci√≥n de un salario m√°ximo est√© plenamente justificada.

 

Ahora bien, esos salarios han de pasar primero por las arcas de los clubes de f√ļtbol, los cuales son tambi√©n empresas que han de maximizar beneficios para, en un futuro, tener jugadores m√°s caros (que no necesariamente mejores) para ganar m√°s competiciones, vender m√°s camisetas, ser m√°s famosos y cobrar m√°s derechos de imagen y derechos de transmisi√≥n… para en un futuro poder tener jugadores m√°s caros para ganar m√°s… bla, bla, bla… es correr para quedarse en el mismo sitio y, cuanto m√°s invierten los dem√°s equipos, m√°s has de invertir para no quedarte atr√°s. Esta necesidad imperiosa de maximizar beneficios ha empujado a los clubes a endeudarse, tanto con entidades bancarias como con los propios jugadores: necesidad de inversi√≥n, de acumulaci√≥n de capital. ¬ŅOs suena?

Peque√Īas econom√≠as en competici√≥n permanente, obligadas a acumular capital, maximizando beneficios a cualquier precio, incumpliendo contratos, renegociando convenios laborales a la baja, endeud√°ndose con los trabajodores y con las entidades bancarias (verdaderas beneficiarias de tal competici√≥n)… y es que no es sino la competici√≥n el fundamento √ļltimo de nuestro sistema econ√≥mico, motor y causa de todas nuestras desdichas sociales.

Las crisis siempre son parte del sistema capitalista. Sin embargo, entender esta crisis no es f√°cil, sobre todo porque siempre la cuentan con palabras que nadie (ni los economistas) entiende pero todo el mundo repite… Una opci√≥n es tratarlo con un lenguaje m√°s llano.

 

Otra opción es tratarlo de una forma más gráfica.

 

Otra raz√≥n para que no se entienda la crisis, es que esta crisis no es crisis de producci√≥n y oferta/demanda, como los ciclos que nos explicaban en clase de historia y que entend√≠amos ese d√≠a, el d√≠a del examen y se nos olvidaba… Esta crisis no es de la econom√≠a productiva. Es el caracter especulativo de las transacciones financieras el que ha obtenido una dimensi√≥n monstruosa, grotesca, desproporcionada… y el que ha hecho que la econom√≠a tome un camino propio, diferente… Adem√°s, nos enfrentamos a un endeudamiento cr√≥nico del estado, el cual financiaremos cada vez m√°s los ciudadanos y las PYMES, cada vez con menos poder adquisitivo, por lo que nuestro Estado tendr√° que endeudarse m√°s… y as√≠ en un ciclo sin fin (o no…).

Esta crisis, por lo tanto, es diferente, no s√≥lo porque se base en el caracter especulativo de la econom√≠a… sino porque nos hemos topado de frente con la limitaci√≥n de recursos naturales, en especial con la limitaci√≥n de los recursos petrol√≠feros. Al disponer de cada vez menos energ√≠a, la recuperaci√≥n queda seriamente comprometida. √Čsta es, por tanto, no una crisis c√≠clica, sino la crisis definitiva del sistema. Esta crisis no acabar√° nunca. Por varias razones, ni pol√≠ticos, ni cient√≠ficos ni ciudadanos entendemos las repercusiones de esta crisis. No es por ser agorero… Si vuestro hijo se dirigiera en patinete hacia un precipicio, ¬ŅQu√© le dir√≠ais? “¬°¬°Hijo, salta, que te vas a caer por el precipicio!!” o “Venga, hijo, que puedes hacerlo mejor, ¬°dale ca√Īa!”. ¬ŅQu√© postura ser√≠a cruel?

 

Ya EEUU casi se declara en bancarrota, si acaso han puesto un parche… que no durar√° mucho. Ayer la √ļnica bolsa que abri√≥ (la israel√≠) tuvo que cerrar por haber bajado el 6%. Hoy nuestra bolsa no lo ha sufrido mucho por cuestiones ef√≠meras. Pero la poblaci√≥n lo sufre cada d√≠a. Desde la negaci√≥n del acceso a alimentos debido al incremento de su precio (v√©ase el caso del cuerno de √Āfrica) debido a la especulaci√≥n con alimentos… hasta los recortes sociales en las sociedades sobredesarrolladas.

 

Nuestro futuro dependerá de nuestra capacidad para evitar el pánico y anticiparnos a lo que se nos viene encima. Una vez hemos topado con los límites de la biosfera, tan sólo podemos rezar o aprender, la elección está en nuestras manos.

Posted on agosto 1, 2011 in Agroecolog√≠a, Ideas, Naturaleza, Reciclaje by miki1 Comment »

Esta entrada se la dedicamos a los m√°s peque√Īos. Una forma de que aprendan/aprendamos el verdadero significado de la riqueza, del volver a empezar, de ciudar las cosas que crecen…

 

 

¡¡¡Que la disfrutéis!!!