Posted on enero 28, 2014 in Activismo by natiNo Comments »

Manifiesto contra la posible reforma de la ley del aborto.

 

 

 

En verdad en verdad les digo:

No hay nada m√°s poderoso en el mundo

Que una mujer.

Por eso nos persiguen.

 

Gioconda Belli

 

 

Las mujeres y hombres que formamos DecreceMadrid defendemos un mundo basado en valores de sostenibilidad, donde el cuidado de las personas se sit√ļe en el centro y sea el objetivo del sistema econ√≥mico, pol√≠tico y social, y la¬†igualdad¬†y la libertad sean derechos irrenunciables, irrebatibles, reconocidos y protegidos.¬†Decrecimiento implica el decrecimiento de las desigualdades y poner lo realmente importante en el centro: la Vida.

 

De tal forma, nos oponemos a un sistema de dominaci√≥n, mercantilizaci√≥n e instrumentalizaci√≥n de la vida natural y humana. En este caso, de la vida de las mujeres, a las cuales se nos somete al arbitrio de la ideolog√≠a del gobierno de turno y a las exigencias de la jerarqu√≠a eclesi√°stica, que no responden en ning√ļn caso a una demanda social.

 

La Ley 2/2010, que asume el derecho a la autonom√≠a personal en las decisiones sobre si tener hijxs o no y cu√°ndo tenerlos, se√Īalando adem√°s su car√°cter especial para el sexo femenino,¬†es el resultado de un largo recorrido de luchas de mujeres por gobernar su sexualidad, su capacidad de reproducir y, en definitiva,¬†sus propios cuerpos y vidas. Estos avances se ven amenazados por el actual gobierno conservador y cat√≥lico y su ‚ÄúAnteproyecto de Ley Org√°nica para la Protecci√≥n de la Vida del Concebido y de los Derechos de la Mujer Embarazada‚ÄĚ, que quiere imponernos un regreso a la Ley Org√°nica 9/1985, que regula la IVE (Interrupci√≥n Voluntaria del Embarazo)¬†seg√ļn supuestos.

 

Esta reforma es a√ļn m√°s retr√≥grada que dicha ley, puesto que elimina el supuesto de malformaci√≥n del feto, y configura unas condiciones de tutela que infantilizan a las mujeres y arrebatan su derecho a decidir sobre su propia vida. Adem√°s menoscaban su dignidad y su salud f√≠sica y mental, al someterlas a un duro itinerario a recorrer para poder abortar. Este hecho supone un conflicto para las mujeres, por no hablar de la estigmatizaci√≥n que implica una ley que dificulta e impide esta pr√°ctica, consider√°ndola casi como un delito.

 

Adem√°s, este debate suele invisibilizar¬†algunas de¬†las causas que empujan a muchas mujeres a tomar la decisi√≥n de abortar: despidos por embarazos,¬†relaciones de poder dentro de la pareja, feminizaci√≥n de la pobreza¬†y desigualdad de g√©nero en el mercado laboral que se manifiesta en la brecha salarial, en una mayor tasa de jornadas parciales y temporalidad femenina, etc.,¬†o planteamientos sociales¬†contrarios al sostenimiento de la vida… Cada vez m√°s extremas debido a los recortes de la protecci√≥n y las ayudas p√ļblicas por un lado y el debilitamiento de las redes sociales por otro. As√≠, no basta con legalizar el aborto, sino que han de fomentarse relaciones m√°s sanas y amables con la Vida, lejos del machismo y el productivismo.

 

Por otro lado, ilegalizar el aborto no hace que éste desaparezca, sino que aumenta los abortos clandestinos, (sobre todo en las mujeres con menos recursos, incrementando las desigualdades de clase), con sus consecuentes riegos sanitarios (la Organización Mundial de la Salud calcula que en 2008, 47.000 mujeres murieron en el mundo por este motivo).

 

El hecho de legalizar el aborto no incita, como se quiere hacer creer, a abortar; por el contrario, prohibirlo sí fuerza a tener hijxs no deseadxs.

Legalizar el aborto permite que éste se realice de forma segura y respeta nuestra capacidad de elección como ciudadanas.

 

simon