Posted on noviembre 26, 2015 in Sin categor√≠a by alevado1 Comment »
Un a√Īo m√°s, todo est√° listo para el pistoletazo de salida de las rebajas navide√Īas de noviembre. Los centros comerciales est√°n preparados para acoger a las masas de personas dispuestas a consumir. Los escaparates est√°n dispuestos para lucir los m√°s seductores descuentos. La euforia de las interminables colas de gente con cuatro o cinco bolsas en las manos llenas de productos tirados de precio empieza a sentirse.
Lo que esas bolsas lleven dentro, as√≠ como el coste social o medioambiental de cada una de las compras, es irrelevante. Si los productos los usaremos m√°s de una o dos veces, si realmente nos hacen falta, si nos har√°n felices, o si todo esto del consumismo desenfrenado es sostenible o no… eso es irrelevante.
Lo verdaderamente relevante: los m√°s de 1.000 millones de euros que las familias se gastar√°n en Espa√Īa en tan solo un fin de semana con las promociones del ‚ÄúBlack Friday‚ÄĚ, d√≠a que inaugura la temporada de compras navide√Īas. Con este dato en la mano, ¬°qui√©n necesita saber m√°s! ¬°Es justamente lo que necesitamos! O al menos eso llevan dici√©ndonos desde hace d√©cadas‚Ķ
Y nos lo han dicho tantas veces que podemos repetir el discurso de memoria: que las compras navide√Īas superen los 1.000 millones de euros es bueno porque sirve para que las empresas ganen dinero; y que las empresas ganen dinero es bueno porque sirve para que se reactive la econom√≠a; y eso es bueno porque los beneficios revertir√°n en el conjunto de la sociedad, crecer√° el empleo y en definitiva continuaremos progresando y desarroll√°ndonos como sociedad.
Seg√ļn este discurso, acudir en tromba a los grandes almacenes en los pr√≥ximos d√≠as no solo servir√° para comprarmaterialismo¬†aparatos, prendas y dem√°s objetos que nos ser√°n √ļtiles y nos har√°n m√°s felices, sino que, adem√°s, ser√° de hecho a trav√©s del consumo que saldremos de la crisis. Una crisis que, a su vez, se nos muestra como una crisis econ√≥mica pasajera de la que, en consecuencia, saldremos en cuanto volvamos a la senda de la recuperaci√≥n y el crecimiento econ√≥mico.¬†
Sin embargo, ¬Ņalguien se ha parado a pensar hacia d√≥nde estamos yendo realmente? Lo cierto es que s√≠. Ya durante la edad de oro del capitalismo, en el periodo transcurrido entre la Segunda Guerra Mundial y la crisis del petr√≥leo de 1973, cuando se produc√≠a un crecimiento econ√≥mico sin precedentes en Occidente, precisamente desde los pa√≠ses del ‚ÄúSur explotado‚ÄĚ, autores como Dos Santos o Mauro Marini ya planteaban que el modelo de desarrollo de los pa√≠ses del ‚ÄúNorte opulento‚ÄĚ no era un modelo con validez universal, pues el desarrollo de los pa√≠ses desarrollados hab√≠a sido posible √ļnicamente a costa del subdesarrollo de los pa√≠ses subdesarrollados.
Desde esta perspectiva, ni siquiera la mal llamada edad dorada del capitalismo puede servir como ejemplo del buen funcionamiento de un sistema que para mantener elevadas las tasas de beneficio necesita extrapolar constantemente sus ‚Äúexternalidades negativas‚ÄĚ, ya sea sometiendo a pa√≠ses enteros al subdesarrollo a trav√©s del expolio, sometiendo a las generaciones futuras a trav√©s de la deuda, o sometiendo a la naturaleza¬† a trav√©s de la contaminaci√≥n, la tala forzada, el agotamiento de suelos f√©rtiles, la destrucci√≥n de ecosistemas‚Ķ De seguir por este camino, resulta evidente que el colapso clim√°tico, econ√≥mico, energ√©tico, etc., es inevitable.
As√≠ que, aunque ninguna de nosotras ni nosotros lo hemos decidido, aqu√≠ estamos. Destinados a afrontar una crisis que no es √ļnicamente una crisis del capitalismo, sino que es una crisis civilizatoria. Con la ineludible obligaci√≥n de asumir que la humanidad ya no puede contraer m√°s deudas. ¬ŅO creemos acaso que los pa√≠ses del sur van a permitir que los sigamos empobreciendo para mantener nuestro progreso y nuestro desarrollo? ¬ŅNo hemos entendido a√ļn que no es posible un crecimiento econ√≥mico ilimitado en un planeta de recursos limitados? ¬ŅSeremos capaces de mirar a nuestros hijos e hijas a los ojos sabiendo que tendr√°n que cargar sobre sus espaldas los problemas que no fuimos capaces de enfrentar nosotros?
La hiperproducci√≥n y el hiperconsumo no solo no nos sacar√°n de esta crisis, sino que profundizar√°n en ella. Quiz√°s s√≠ sirvan para mejorar las estad√≠sticas macroecon√≥micas. Esas que aumentan tambi√©n cuando hay una guerra (gracias a la venta de armas), cuando hay una cat√°strofe natural (gracias a los recursos que moviliza para remediarla) o cuando fomentamos campa√Īas como la del ‚ÄúBlack Friday‚ÄĚ, en las que somos responsables de que las grandes multinacionales sigan embols√°ndose millones de euros a costa del sometimiento de otras poblaciones y regiones del planeta. Quiz√°s para esto s√≠ sirva este modelo de consumo y producci√≥n. Pero lo que es seguro, es que no servir√° para alcanzar la justicia social y ecol√≥gica que el mundo est√° reclamando.
El campo de batalla hoy est√° entre las estanter√≠as de las grandes superficies. Si votar sirviera para cambiar algo -dec√≠a el gran Galeano- ya estar√≠a prohibido. Cuando de verdad votamos, es cuando compramos. Por esta raz√≥n, desde DecreceMadrid apelando a esa necesidad insalvable de que los pa√≠ses del Norte ‚Äúdecrezcan‚ÄĚ y comiencen a avanzar hacia sociedades capaces de vivir ‚Äúmejor con menos‚ÄĚ, apoyamos el D√≠a Mundial Sin Compras, en contraste con el fest√≠n consumista que suponen las compras navide√Īas.
Con esta protesta pretendemos se√Īalar la importancia de fortalecer los negocios locales y las iniciativas de comercio justo y de econom√≠a social y solidaria en vez de incentivar a esas grandes multinacionales que a trav√©s de la publicidad, la obsolescencia programada y la acumulaci√≥n de poder, ponen en peligro la sostenibilidad social y ecol√≥gica.¬†
Porque superar esta crisis civilizatoria no pasa por más crecimiento económico; porque la felicidad no puede basarse en valores consumistas y mercantiles, ni tampoco cabe en una bolsa de supermercado; combatimos un anhelo, el anhelo de consumir, que es uno de los pilares fundamentales sobre los que se asienta el capitalismo; porque sabemos que no es posible un futuro sin que los países del Norte reduzcamos drásticamente los niveles de consumo y producción… hacemos un llamamiento a reinventarnos día a día, a cambiar nuestros hábitos de consumo y a hacer una reevaluación de nuestras prioridades para que un auténtico cambio de modelo sea posible.
Dicen que si sientes soledad, frustraci√≥n, ansiedad‚Ķ quiz√°s la enfermedad que padezcas se llame capitalismo. Y las personas que formamos parte de DecreceMadrid estamos convencidas de que si existe una cura a esa enfermedad su nombre es ‚ÄúDecrecimiento‚ÄĚ.
Posted on noviembre 15, 2015 in Sin categor√≠a by alevadoNo Comments »

Desde DecreceMadrid, con la colaboraci√≥n de GoVegans y Alianza por el Clima, queremos animaros a compartir la tarde del domingo y cambiar el cl√°sico sof√° y manta por documental, comida y buena compa√Ī√≠a en nave10 , espacio autogestionado que en su¬† web se define como ‚Äúun viaje, una mezcla idiosincrasias, artes, ideas, sonidos.‚ÄĚPROYECCION ESTO LO CAMBIA TODO

Para ello y con motivo de la celebraci√≥n de la COP21 a finales de este mes proyectaremos el ¬†documental¬† This Changes Everything (‚ÄúEsto lo cambia todo‚ÄĚ) dirigida por Avi Lewis y escrito por Naomi Klein, en el que nos muestran siete comunidades protagonistas de la lucha contra el cambio clim√°tico, que sirven a Klein para ir exponiendo la conexi√≥n entre las emisiones de CO2 y el sistema econ√≥mico que las sostiene y proponer la idea de que es posible aprovechar la crisis del cambio clim√°tico para convertir el fracasado modelo del capitalismo en algo radicalmente mejor.

Y tras el documental tendremos un rato para el debate y para compartir la comida vegana que la gente de Go Vegan nos va a ayudar a preparar.

¬ŅPuede haber un plan mejor para un domingo por la tarde?

 

Os esperamos el domingo 22 a las 18:00 en nave10 C/ Doctor Zofío, 10 (metro Carpetana, L6)