Posted on octubre 18, 2014 in Activismo, Econom√≠a, Ideas by miki3 Comments »
Hemos conocido un proyecto que utiliza una economía diferente, una economía basada en la generosidad y la confianza, con un impacto medioambiental casi nulo y un impacto social  muy positivo. Hemos hablado con su promotor, que le gustaría que el modelo se replicara en otros sitios. Como conoce y ha experimentado el poder del anonimato, no diremos su nombre ni dónde ocurre.
En una casa de Madrid le ofrecen generosamente el sal√≥n de su casa (no le piden nada), esta persona ofrezce generosamente sesiones de yoga, as√≠ como un espacio para¬†resolver y compartir dudas, aprender colectivamente… y tampoco pide nada a cambio. Las personas pueden contribuir al proyecto, al menos, de dos maneras distintas. Bien pueden contribuir con algo de dinero en una bolsita de tela negra, donde la daci√≥n es an√≥nima. Ese dinero se utiliza para fomentar din√°micas de generosidad an√≥nima entre las personas. Otra forma en la que pueden contribuir es de forma directa, mediante estas acciones de amabilidad an√≥nima. ¬ŅC√≥mo?Pues mediante unas tarjetas, por ejemplo, donde explican y animan a seguir la din√°mica de generosidad. Por ejemplo, puedes dejar pagadas dos cervezas en un bar con esta tarjeta, y la persona siguiente recibir√° (honestidad del camarero mediante) ese regalo, o puedes sacarle la basura al vecino y dejarle la tarjeta, o destenderle y doblarle la ropa (si est√°s en una corrala, por ejemplo) y dejarle esta tarjeta, o pillar alguna macetilla con una planta, entrar en cualquier portal y dejarle la maceta con la tarjeta a quien sea, o dejar pagado un d√©cimo de loter√≠a para el siguiente… el l√≠mite es la creatividad…

tarjeta1tarjeta2
Para las personas que est√°n en su proceso espiritual (la espiritualidad no es sino un camino para disminuir la individualidad y abrirte y contectarte con el mundo y los seres que lo habitan), estas acciones son un ejemplo de karma yoga (o yoga de la acci√≥n), una acci√≥n honestamente desinteresada donde te entregas a la acci√≥n, con confianza, donde te abres a la generosidad y no permaneces para recibir los frutos de tu acci√≥n, como el √°rbol que no disfruta del sabor de sus frutos, como el mar que no es capaz de saborean ni una gota de su agua… Que no quede mencionar esa sensaci√≥n de conexi√≥n sutil que queda entre las personas que dan y reciben de forma an√≥nima…Por otro lado, como activista, esta pr√°ctica te permite un cambio de paradigma. Normalmente tenemos una esfera de influencia visible (los resultados de las acciones que vemos) y una esfera de influencia invisible (una que no podemos controlar, m√°s imprevisible). Gran parte de la frustraci√≥n como activista llega porque basamos el √©xito de nuestras acciones en la consecuci√≥n de los objetivos que nos hemos marcado, es decir, pensamos linealmente. Y sin embargo, gran parte de los resultados de nuestras acciones nos pasan inadvertidos sin que nos den √°nimos para continuar. Los actos de generosidad an√≥nima entrenan a la mente a renunciar a la esfera de influencia visible y basar el sentido de nuestras acciones en nuestras acciones en s√≠ mismas (lo importante es el proceso) y tener una plena confianza en esa esfera invisible de influencia. As√≠ aprendemos a utilizar un pensamiento no lineal, m√°s cercano a la realidad. Y ponemos los cimientos para un activismo como forma de vida, un activismo que no te desgasta, sino que te aporta porque tiene su sentido en s√≠ mismo. Si todas las personas que se acercaran al activismo permanecieran porque disfrutan cambiando la sociedad, en pocos a√Īos habr√≠a un cambio de facto incre√≠ble. Adem√°s, pasas de una individualidad a una suerte de colectividad, prepar√°ndote mejor para procesos colectivos, tan necesarios para el cambio social…

As√≠ es como un peque√Īo acto de generosidad se amplifica, se infiltra a trav√©s de los corazones de las personas y va cambiando la sociedad, gota a gota… Es una forma de activismo poco com√ļn, que no es compatible con los procesos de cambio colectivo sino, muy al contrario, es de gran ayuda a estos!!

Si deseas fomentar la generosidad no dudes en utilizar estas u otras im√°genes (en la variedad est√° el gusto), imprimirte unas cuantas… y empezar a fomentar din√°micas basadas en la generosidad, la amabilidad y la interdependencia entre los seres. Peque√Īos actos revolucionarios del d√≠a a d√≠a… ūüôā

Hace unos días Antonio Turiel, creador del blog sobre el pico del petróleo The Oil Crash, ponía el grito en el cielo, al igual que gran parte de la comunidad decrecentista, tras el anuncio de Pablo Iglesias de fichar a Vicenç Navarro y Juan Torres (dos economistas de Attac) para su programa económico.

En un momento en el que hab√≠a un lamento colectivo por la apuesta de Pablo Iglesias por el keynesianismo, Antonio Turiel lo llev√≥ a la esfera p√ļblica m√°s mayoritaria.

http://www.eldiario.es/ultima-llamada/Podemos_6_313278693.html

Sorprendentemente, Juan Torres se desmarca del supuesto keynesianismo por el que era conocido (aunque las críticas infundadas de Vicenç Navarro al decrecimiento tampoco ayudaban a dibujar otro perfil). El artículo no tiene desperdicio.

http://www.eldiario.es/zonacritica/Respuesta-invenciones-Antonio-Turiel_6_313978606.html

Lo bueno de todo este malentendido es que Juan Torres ha hablado muy claro criticando al crecimiento por el crecimiento, al PIB y dibujando un claro objetivo y requisito, que es el respeto a los límites de la naturaleza.

Que m√°s gente lo sepa: no hay justicia social sin justicia medioambiental!!

Posted on noviembre 28, 2013 in Decrecimiento, Econom√≠a, Transici√≥n by natiNo Comments »

Ser√° una oportunidad excelente para repensar nuestro futuro y presente como sociedad, de imaginar escenarios posibles y mejores donde vivir no sea sobrevivir sino compartir una vida plena en un mundo donde la necesidad de crecer econ√≥micamente no sea sino un cap√≠tulo oscuro de nuestra historia pasada…

1463388_10151832672973107_1837361426_n

No sólo se puede vivir mejor con menos, ya está ocurriendo. Vente a conocerlo.

El martes 3 a las 19.30 en el Patio Maravillas. Organizan Decrece Madrid, Attac, Ecologistas en Acción y Fuhem-Ecosocial, presenta Florent Marcellesi (coautor del libro).

Posted on noviembre 20, 2013 in Decrecimiento, Econom√≠a, Ideas by mikiNo Comments »

Desde que nacimos estamos inmersas en un mundo cubierto por una historia √ļnica: la historia de la prosperidad basada en el crecimiento econ√≥mico. Esta prosperidad, seg√ļn la historia √ļnica de nuestro tiempo, nos ha permitido grandes avances tecnol√≥gicos, incrementar la sanidad y la educaci√≥n, nos ha permitido tener sociedades m√°s justas, con m√°s clase media, con m√°s democracia y m√°s derechos humanos… Cualquier discurso que se saliese de estos par√°metros era tildado de antisistema-violento-oscuro-molotov-terrorismo-violencia-disturbios-comunista…

 

Sin embargo, m√°s all√° de esta historia √ļnica de nuestro tiempo se encuentra un paisaje nada halag√ľe√Īo:

la mayor degradaci√≥n de nuestros ecosistemas, la p√©rdida de relaciones humanas y tejido social, la creaci√≥n de grandes corporaciones que dictan las normas, un sistema financiero basado en la deuda que absorbe paulatinamente el dinero circulante y genera escasez permanente, una salud m√°s atacada por qu√≠micos contaminantes, medicamentos con √°nimo de lucro que nos hacen dependientes de ellos, un sistema educativo creaticida que termina con nuestro sentido cr√≠tico, nuestra innata curiosidad y que nos sumerge en el paradigma donde hay una respuesta acertada (que coincide con lo que nos dice el profesor) y el resto de respuestas err√≥neas, una crisis alimentaria basada, no en la escasez de alimentos, sino en la especulaci√≥n con alimentos o con tierras, en la p√©rdida de suelo f√©rtil, en pol√≠ticas de reajuste estructural del FMI en distintos pa√≠ses…

 

Una vez que el velo rosa de la historia √ļnica se ha rasgado y est√° ardiendo mucha gente est√° empezando a tomar consciencia de dos cosas: la gravedad de la situaci√≥n y nuestra capacidad para cambiar las cosas.

 

Mucha gente se est√° organizando, est√° creando el germen de las sociedades del futuro, est√° experimentando con nuevos modelos, nuevas formas de relacionarse… no s√≥lo inspirada por nuevas ideas o aproximaciones… sino que est√° creando nuevas aproximaciones.

 

permacuture-and-the-myth-of-scarcity

 

 

Ante la supremac√≠a del tiempo dedicado al trabajo productivo (como consecuencia de esa escasez) surgi√≥ el¬†slow movement, que propone ralentizar los ritmos, volver a lo esencial, a lo cercano, a lo peque√Īo, a lo local, al tiempo de calidad… Ante el horizonte sin petr√≥leo barato que se avecina, unos visionarios decidieron empezar la transici√≥n a un mundo sin petr√≥leo… as√≠, el movimiento¬†transition towns cre√≥ sistemas humanos m√°s resilientes, m√°s interconectados, con producci√≥n ecol√≥gica y local. Ante la p√©rdida de soberan√≠a en favor de los grandes monstruos de la econom√≠a, el movimiento p2p (peer to peer o entre pares) propone una forma de relacionarse en red, unas finanzas en red, una forma de producir en red, una forma de compartir conocimientos en red, una forma de gobernanza en red, una forma de producir los alimentos descentralizada, una forma de distribuir los alimentos en redes de cercan√≠a… Ante la limitaci√≥n de recursos y de sumideros de la Tierra, el movimiento por el decrecimiento propone salir de la l√≥gica del crecimiento del PIB basado en la competencia y la deuda para redistribuir la riqueza, relocalizar la producci√≥n, reducir la escala de distribuci√≥n, repartir el trabajo (tanto de cuidados como el productivo), reducir la producci√≥n (sobre todo la de sectores altamente contaminantes y tan perjudiciales para la vida y las personas), incrementar la reparaci√≥n y la reutilizaci√≥n de productos… en fin, vivir mejor con menos. Y as√≠ tenemos el Buen Vivir en Am√©rica Latina, la econom√≠a de la suficiencia en pa√≠ses budistas, la era post-carbono del Post-carbon institute, la prosperidad sin crecimiento de Tim Jackson, el post-crecimiento del Post-growth Institute

 

Distintos or√≠genes, pero unas conclusiones demoledora y esperanzadoramente parecidas… y que trascienden los anticuados debates de la vieja escuela entre sistemas productivistas: capitalismo vs. comunismo. Una nueva etapa se abre en el horizonte. Los viejos modelos monol√≠ticos y globalizadores han muerto. Los nuevos modelos, m√°s conscientes, m√°s l√≠quidos y m√°s respetuosos est√°n aqu√≠ para quedarse y seguir evolucionando.

 

Otra aproximaci√≥n, entre ellas, es la de las econom√≠as sagradas (Sacred Economics) de¬†Charles Einstein. Os propongo el juego de las siete diferencias con este v√≠deo cortito cortito…

 

Cuando partes del paradigma de la escasez, llegas a la escasez. Cuando partes del paradigma de la abundancia… todo es posible.

 

Se nos ha otorgado un regalo, el don de la vida. Lo que hacemos con nuestra vida es el regalo que devolvemos. Edo.

El Euro se resquebraja, la econom√≠a mundial, basada en la deuda, se enfrenta a un colapso inminente por riesgo de impago. Y es que la deuda con intereses: NO SE PUEDE PAGAR. Est√° hecha s√≥lo para acumular beneficios en la banca. Trabajar y utilizar los euros implica aceptar ese sistema que genera pobreza y desigualdad. Los ricos acumulan riqueza monetaria, se vuelven adictos a ganar m√°s dinero y a gastar m√°s dinero, pero eso no los hace m√°s felices. As√≠ lo confiesa Nate Hagens en un v√≠deo reci√©n traducido. Al acumularse el dinero en unos pocos bolsillos, el resto de las personas no lo pueden utilizar, pues cada vez hay menos dinero en circulaci√≥n. Tan s√≥lo unas pocas empresas, las m√°s grandes, pueden seguir ofreciendo servicios. Al final cada vez m√°s consumo se centra en estas grandes empresas, que contribuyen a que haya menos dinero en circulaci√≥n, menos empleos y m√°s pobreza. Al final, el dinero, cuya funci√≥n deber√≠a ser favorecer los intercambios entre las personas, deja de cumplir su funci√≥n. Y tenemos personas con necesidades insatisfechas, pero con capacidad de satisfacer las necesidades de otras personas. Y sin embargo, no pueden…

 

Sin embargo, hay personas que han decidido cambiar la situaci√≥n. Si no hay dinero… ¬°¬°¬°cre√©moslo!!! Unas 70 monedas sociales han florecido en Espa√Īa en estos √ļltimos a√Īos. Y hay m√°s proyectos que har√°n surgir m√°s monedas sociales en el futuro. Estas monedas est√°n permitiendo que las personas puedan ofrecer bienes y servicios a otras personas y satisfacer con ello sus necesidades. Est√°n reactivando la econom√≠a, s√≠, reactivando la econom√≠a, pero de forma local y amable con las personas y con el medio ambiente. Desde el decrecimiento, s√≠, desde el decrecimiento, se propone reactivar la econom√≠a, pero la econom√≠a local y solidaria. Esta econom√≠a no necesitar√° crecer hasta el infinito, sino que crecer√° hasta satisfacer las necesidades de la comunidad. Al carecer de econom√≠a especulativa y de intereses esta econom√≠a con moneda alternativa puede mantenerse estable durante mucho tiempo, sin necesidad de crecer para devolver pr√©stamos, y permitir a las personas satisfacerse unas a otras las necesidades b√°sicas.

 

 euro-en-llamas

Si todav√≠a no te ha quedado muy claro, en este documental te lo explican estupendamente. La moneda social no es s√≥lo algo que se proponga desde el decrecimiento, es algo que ya se est√° haciendo y est√° funcionando. El sistema de doble moneda no es algo estramb√≥tico, sino es defendido por gente como Bernard Lietaer, un co-arquitecto del euro, como ya explicamos en este blog. Es una manera de empoderarse de la econom√≠a, de tomar sus riendas y dirigirla hacia el bien com√ļn. Es reducir la escala de la econom√≠a y devolverla a las plazas, los huertos y las peque√Īas tiendas de barrio. Es convertir un monstruo devorador de bosques, mares y personas en un vecino m√°s de la comunidad, un lugar de encuentro donde entretejernos, encontrar apoyos y vivir una vida que merezca la pena ser vivida… un lugar donde amar y sentir el amor de la comunidad.

 

¬ŅTodav√≠a tienes miedo a salir del euro?

 

 

Lo que no nos dan los medios de comunicaci√≥n de masas con tanta informaci√≥n inconexa y sesgada, a veces se encuentra en los lugares m√°s bonitos, como en los textos de un amigo. Os obsequiamos con el texto de Iv√°n Romero sobre la situaci√≥n actual. ¬°Gracias por el texto! Se lee f√°cil y de un tir√≥n… ni os dar√©is cuenta del paso del tiempo…

 

“En el mejor de los casos, las propuestas de salida a la crisis est√°n basadas en el fomento del consumo para lograr el crecimiento econ√≥mico. Sin embargo, el problema es evidente: no es posible el consumo ilimitado en un planeta con recursos limitados. Llevamos a√Īos presionando al planeta hasta el l√≠mite de su capacidad, tanto en recursos naturales como en sumideros. Cada a√Īo se consume m√°s de lo que es capaz de regenerarse en ese mismo tiempo, y muchos minerales b√°sicos como el cobre, el litio, el plomo, el oro, el mercurio, la plata, el esta√Īo, el cinc, etc., ya han agotado sus reservas en m√°s de un 50% (y su demanda es exponencial). Para colmo, la mayor√≠a de estos recursos son consumidos por los pa√≠ses del llamado Norte Global, que controla 3/4 de los recursos del planeta. Se calcula que si todo el mundo consumiese recursos a esa escala, har√≠an falta 4 planetas para abastecernos. Evidentemente, s√≥lo tenemos uno.

La p√©rdida de biodiversidad est√° alcanzando ritmos alarmantes: entre 1970 y 2005 cay√≥ un 30%, y el ritmo acelera. Esto no es algo anecd√≥tico, pues la biodiversidad es la que ha mantenido el equilibrio que permite la vida en la Tierra tal como la conocemos. Sin embargo, la expansi√≥n del mundo urbano y el aumento de la poblaci√≥n humana, as√≠ como la selecci√≥n de determinadas especies que son implantadas a lo largo y ancho del planeta (especialmente en lo referido al monocultivo y la ganader√≠a industrial) est√°n homogeneizando la vida del planeta, destruyendo un fr√°gil equilibrio que se form√≥ por la evoluci√≥n de la vida durante millones de a√Īos. El ritmo de desaparici√≥n de especies es tal que numerosos/as expertos/as consideran que es equivalente al de las anteriores extinciones terrestres, hablando ya de una Sexta Gran Extinci√≥n. La diferencia, en este caso, es que la causa es la acci√≥n humana.

Estas problem√°ticas afectan tambi√©n especialmente al mundo de la alimentaci√≥n. Seg√ļn la FAO, m√°s de 900 millones de personas pasan hambre en el mundo, pero la producci√≥n mundial de alimentos es muy superior a la necesaria. El sistema agro-industrial, surgido tras la Revoluci√≥n Verde, ha dado prioridad a los monocultivos dependientes de la industria petroqu√≠mica, y ha minado en las √ļltimas d√©cadas las variedades locales de cada zona. Las variedades locales y la diversidad de semillas garantizan la resistencia frente a cat√°strofes o cambios inesperados, y permiten al agricultor/a guardar sus propias semillas. El modelo actual, sin embargo, vuelve a los/as productores/as dependientes de las empresas de semillas y de la industria petroqu√≠mica, es decir: una agricultura sumamente dependiente de los combustibles f√≥siles.

La agricultura no es lo √ļnico que depende del petr√≥leo y otros combustibles de este tipo (carb√≥n, gas natural). Desde la Revoluci√≥n Industrial, absolutamente todo es fuerte dependiente de estos combustibles. El desarrollo de la industria, el transporte, las comunicaciones y la tecnolog√≠a habr√≠a sido imposible sin la energ√≠a relativamente barata y f√°cilmente manejable proporcionada por los f√≥siles, especialmente el petr√≥leo. Actualmente, una ciudad es incapaz de abastecerse si se le corta o reduce dr√°sticamente el suministro de combustibles, como se hizo evidente en la crisis de los a√Īos 90 en Cuba, conocida como ‚ÄúPer√≠odo Especial‚ÄĚ. Sin embargo, el petr√≥leo no es un recurso renovable.

La situaci√≥n conocida como ‚Äúpico del petr√≥leo‚ÄĚ se√Īala el punto en que la extracci√≥n de un pozo llega a su nivel m√°ximo. A partir de ah√≠, se pierde presi√≥n y la tasa de retorno energ√©tico disminuye (es decir: obtenemos menos energ√≠a por cada barril de petr√≥leo invertido en la extracci√≥n), de modo que el crudo de ese pozo va aumentando de precio hasta que deja de ser rentable extraerlo y el pozo se cierra. Durante d√©cadas se ha advertido de la amenaza de alcanzar un pico de extracci√≥n a nivel global, amenaza hecha realidad cuando la Asociaci√≥n Internacional de la Energ√≠a reconoce que en 2008 se ha alcanzado el pico del petr√≥leo convencional. Esto supone, a partir de los √ļltimos a√Īos, un aumento de los precios del combustible (y, por lo tanto, de todo lo dem√°s) de forma continuada y que, m√°s all√° de breves oscilaciones de mercado, nunca volver√° a bajar a los niveles anteriores al pico. No existen, adem√°s, alternativas factibles, pues ninguna energ√≠a renovable tiene la rentabilidad del petr√≥leo y es muy dif√≠cil hacer una transici√≥n de todo un sistema energ√©tico a otro teniendo en cuenta la escasa voluntad pol√≠tica y la falta de tiempo.

En las pr√≥ximas d√©cadas la crisis ecol√≥gica y energ√©tica impedir√° que la econom√≠a vuelva a un per√≠odo de crecimiento y provocar√° un aumento generalizado de las tensiones pol√≠ticas y militares en torno a los recursos cada vez m√°s escasos, tensiones que ya empezaron a principios del siglo XXI. Es m√°s que probable que nuestra generaci√≥n asista a la quiebra de la sociedad industrial globalizada tal y como la hemos conocido hasta ahora.”

Posted on junio 7, 2013 in Decrecimiento, Econom√≠a by mikiNo Comments »

Desde que se populariz√≥ el decrecimiento en Europa existe un constante aporte de nuevos datos, reflexiones… han surgido grupos de investigaci√≥n, revistas y peri√≥dicos, grupos de traductores, una explosi√≥n de activismo social que ilustra nuevas ideas con ejemplos vivientes… no de c√≥mo se podr√≠a vivir sin capitalismo, sino de c√≥mo se vive sin capitalismo.

Una vez m√°s, el viejo y sabio topo nos obsequia con otra perla que espera pacientemente a que pinches en ella para mostrarte sus entra√Īas… un lugar donde el tiempo pasa reposadamente, las mentes pueden jugar y pueden reposar, hay amor social, justicia social, innovaci√≥n, creatividad y cooperaci√≥n… y todo eso dentro de los l√≠mites biof√≠sicos de nuestra casa, a la que amamos y de la cual dependemos.

Hace unos d√≠as sali√≥ una noticia en varios canales de televisi√≥n y peri√≥dicos: hemos alcanzado los 400ppm (o partes por mill√≥n) de CO2 en la atm√≥sfera. Sin embargo, a pesar de la gravedad del asunto (la acumulaci√≥n de CO2 en la atm√≥sfera y sus consecuencias), la repercusi√≥n de la noticia no va m√°s all√° de una cifra simb√≥lica (que volveremos a alcanzar dentro de poco) y de un d√≠a en las noticias. Ante una llamada de un familiar m√≠o preocupado por la acci√≥n Asedia el Congreso, le respond√≠: “No tiene importancia. No veas la tele, pues hace que te preocupes por cortinas de humo (25-A, Gripe A…) y, de las cosas que son realmente graves, que van a influir en nuestro modo de vida, bien te lo cuentan superficialmente (como este caso) o bien no te lo cuentan (como es el caso de la ley europea sobre el control de semillas).

variación

En este caso, la cifra de 400ppm de CO2 es m√°s bien simb√≥lica. El CO2 sigue ritmos estacionales: en julio-septiembre es verano en el hemisferio norte, que tiene m√°s tierras emergidas, por lo que el crecimiento vegetal es mayor, es decir, se absorbe m√°s CO2 y los niveles bajan… en enero-marzo ocurre lo contrario. Es como si el planeta, cada a√Īo, respirara… Es decir, que en unos meses llegar√° la noticia de que el CO2 ha descendido de las 400ppm, quiz√°s como un alivio o un b√°lsamo, enmascarando lo grave de la situaci√≥n y, sobre todo, su causa. La acumulaci√≥n de CO2 en la atm√≥sfera tiene una causa muy bien definida: las emisiones de CO2 de origen antr√≥pico. No son las √ļnicas que hay, pero s√≠ son las que m√°s se han incrementado en estas √ļltimas d√©cadas y las que son, en proporci√≥n, las m√°s importantes. ¬†Los volcanes siempre han estado emitiendo CO2… y sin embargo, el CO2 que se almacen√≥ en el subsuelo en forma de hidrocarburos durante 300 millones de a√Īos lo estamos liberando en 300 a√Īos de revoluci√≥n industrial. El ritmo es 1 mill√≥n de veces m√°s r√°pido. El gr√°fico siguiente lo ilustra a la perfecci√≥n… ¬†

emisiones

Las consecuencias son inciertas en parte, pero s√≥lo en parte. Entre el catastrofismo y el negacionismo est√° el t√©rmino medio, las estimaciones m√°s sensatas… y sin embargo, no son muy halag√ľe√Īas. Para ir a las certezas, observemos la relaci√≥n que hay entre CO2 y temperatura media global.

temperatura correlación

Hay fuertes intereses en que el PIB siga creciendo. Sin embargo, dado que el PIB se correlaciona fuertemente con las emisiones de CO2, y que las emisiones de CO2 se correlacionan fuertemente con un aumento de la temperatura media global… El crecimiento del PIB implica el crecimiento de la temperatura media global. Es decir, con el crecimiento econ√≥mico el planeta se calienta.

PIB relación

Las consecuencias del crecimiento econ√≥mico son, ambientalmente, devastadoras. Y los esfuerzos de la pol√≠tica institucional siguen ese mismo camino. Tanto, que ahora se habla de “adaptaci√≥n al cambio clim√°tico”. Sin embargo, que nadie se lleve a error, el crecimiento econ√≥mico no est√° relacionado con otros indicadores como el √ćndice de Desarrollo Humano o la Esperanza de Vida, m√°s all√° de un cierto umbral.

esperanza de vida

Es decir, que lo que persiguen las √©lites econ√≥micas con el crecimiento econ√≥mico no es el bienestar de la poblaci√≥n, sino su propio y ego√≠sta enriquecimiento, el acaparar dinero, dinero y m√°s dinero… No les importa que nos hayan llevado a una crisis sist√©mica con nefastas consecuencias ambientales, sociales, econ√≥micas… La relaci√≥n entre capitalismo (o religi√≥n cuyo dios es el PIB) y calentamiento global es clara, muy clara. Tan claro, como que no necesitamos el crecimiento econ√≥mico (si bien al contrario es necesario decrecer hasta llegar a un determinado umbral). Esto es cierto en cifras macroecon√≥micas para los pa√≠ses del Sur (si seguimos acaparando tantos recursos que no nos hacen m√°s felices muchos pa√≠ses no tendr√°n suficiente para sus necesidades b√°sicas), as√≠ como en nuestros propios pa√≠ses: trabajar menos, consumir menos y vivir mejor.

Para un hispanoparlante que desconozca otras lenguas y se aventure en esto del decrecimiento, parecer√° que gran parte de la producci√≥n intelectual sobre decrecimiento se produce en nuestra lengua. Y aunque afortunadamente no es poca, esto no es as√≠… Y, para que una idea tenga el mayor impacto positivo posible, ha de estar disponible para el mayor n√ļmero de gente posible. Por ello, traducir textos cuya traducci√≥n no est√° financiada por esp√ļreos intereses nos da alas, nos da ideas, nos da perspectiva y nos aporta la sensaci√≥n de que no estamos solas… de que, ante problemas globales, surgen respuestas globales… y de que vamos por el buen camino.

 

Para cumplir dicho papel, un equipo de traductores ha contactado con nosotras para colaborar, se llaman Guerrilla Translation. Todav√≠a no se han dado a conocer p√ļblicamente, pero pronto podr√©is encontrar muchos textos y v√≠deos reci√©n traduciditos, ¬°para desgustaci√≥n y deleite de los hispanoparlantes! Mientras, os dejamos un v√≠deo de la New Economics Foundation llamado El hamster imposible¬†que ya publicamos, pero esta vez con subt√≠tulos a cargo de Guerrilla Translation. Adem√°s, os dejamos un texto muy interesante que pronto sacar√°n a la luz en su web, pero que quieren compartir ya. Que lo disfrut√©is!!!

 

Permacultura y el mito de la escasez

Hippy in the Garden

Imagen de Irene Knightley

 

CHARLES EISENSTEIN

 

Traducido por¬†Stacco Troncoso, editado por¬†In√©s Arias de Reyna ‚Äď Guerrilla Translation!
Artículo original en charleseisenstein.net

Hace unas semanas, en una conferencia, un activista que desarrolla su labor en √Āfrica record√≥ el encuentro que tuvo con el ministro de agricultura de cierto pa√≠s africano. El ministro hablaba emocionadamente sobre los m√©todos de agricultura de alta tecnolog√≠a que estaba impulsando en su pa√≠s en asociaci√≥n con grandes conglomerados agr√≠colas. El activista mencion√≥ el tema de la agricultura org√°nica y el ministro dijo: ‚ÄúBasta. No me est√° entendiendo, aqu√≠ no nos podemos permitir esos lujos. En mi pa√≠s, la gente se est√° muriendo de hambre‚ÄĚ.

 

Esto refleja una suposici√≥n muy com√ļn sobre la agricultura org√°nica: que sacrifica la productividad para guardar los intereses del medioambiente y la salud. Es razonable pues, que al dejar de lado los pesticidas y los fertilizantes qu√≠micos, las cosechas se ver√°n mermadas.

 

Pero esto, de hecho, es un mito. En¬†Sacred Economics¬†se citan estudios que muestran que, bien gestionados, los m√©todos de crecimiento org√°nicos pueden producir cosechas dos o tres veces m√°s productivas que las que se obtendr√≠an a trav√©s de m√©todos convencionales. (Los estudios que demuestran lo contrario presentan muchas carencias. No hace falta decir que, si plantas un monocultivo en dos campos distintos, obtendr√°s menos productividad en aquel en el que no se han empleado pesticidas. Pero esto, en ning√ļn caso, ser√≠a un simulacro real de la agricultura org√°nica)._La agricultura convencional no pretende maximizar la cosecha por hect√°rea; busca maximizar la cosecha por unidad de labor. Si un 10_% de la poblaci√≥n se dedicar√° a la agricultura, en contraste al 1_% que se dedica a ella, hoy en d√≠a, podr√≠amos alimentar al pa√≠s con facilidad y sin necesidad de pesticidas o elementos petroqu√≠micos.

 

Resulta,¬†que mis estad√≠sticas son demasiado conservadoras. Los √ļltimos m√©todos de permacultura son capaces de rendir mucho m√°s que el doble o el triple de producci√≥n que la agricultura convencional. Hace poco me encontr√© con este art√≠culo de David Blume¬†en el que hace un resumen de sus nueve a√Īos al frente de un proyecto de permacultura en California. Organizado entorno a una cooperativa agr√≠cola para 300-450 personas y sobre dos acres de tierra, obtuvo cosechas ocho veces superiores a lo que el departamento de agricultura estima posible por metro cuadrado. Y tampoco lo hizo ‚Äúminando la tierra‚ÄĚ dado que la fertilidad de la tierra increment√≥¬†dr√°sticamente durante la duraci√≥n del proyecto.

 

Cada vez que alguien vaticina una inminente crisis alimentaria basada en el crecimiento de la población y la disminución de depósitos petrolíferos, los métodos agrícolas de hoy en día se quedan fuera de la discusión. Por tanto, aunque el periodo transicional pueda suponer carencias alimenticias temporales y auténtico sufrimiento, los métodos de permacultura podrían alimentar fácilmente a ese máximo de población mundial de diez a once mil millones de personas que quizás veamos a mediados de siglo.

 

Es indudable que los viejos m√©todos de agricultura basados en el control est√°n llegando a la c√ļspide de su potencial productivo. Toda inversi√≥n encauzada hacia este tipo de tecnolog√≠a est√° devolviendo retornos marginales disminuyentes. No hay m√°s que observar la proliferaci√≥n de hierbas resistentes al Roundup de Monsanto y la ‚Äúnecesidad‚ÄĚ de nuevos herbicidas para poder subyugarlas. Esta situaci√≥n es paralela a tantas otras en las que se emplean tecnolog√≠as basadas en el control, ya sea en medicina, educaci√≥n o pol√≠tica‚Ķ De veras creo que estamos llegando al final de una √©poca.

 

Prueba de ello es que los viejos modelos ya ni siquiera funcionan financieramente. Puede que otrora los monocultivos fueran la manera m√°s eficiente de producir alimentos, pero hoy en d√≠a,¬†incluso los agricultores que siguen los m√©todos convencionales apenas pueden mantenerse a flote. Blume obtiene muchos mejores resultados, no solo en los aspectos ecol√≥gicos y de productividad, sino tambi√©n en el de ingresos. Hacer una transici√≥n a la permaculturatambi√©n supone hacer una transici√≥n dentro de nuestro pensamiento, nuestros h√°bitos y nuestras formas de organizaci√≥n econ√≥mica. Es consecuencia natural del pensamiento ecol√≥gico, incorpora la tendencia de ser servicial con el pr√≥jimo y est√° de acuerdo con el teorema econ√≥mico de peque√Īas cooperativas independientes. Este es el motivo por el que no es f√°cilmente compatible con los m√©todos operacionales de las grandes corporaciones agr√≠colas. (Pero tengamos asimismo en cuenta que estas tambi√©n se vuelven obsoletas dentro de su paradigma centralizado y jer√°rquico.)

 

La imagen definitoria de la agricultura del siglo XX es la de una cosechadora mecanizada monstruosa arando interminables campos de trigo. Me gustaría ofrecer una visión muy distinta para la agricultura del siglo XXI:

 

(1)¬†¬† Permacultura de alta intensidad en torno a grandes centros urbanos para satisfacer el 80 % de sus necesidades alimentarias. Blume se√Īala que en 1850 y, sin utilizar ninguna de las t√©cnicas modernas de permacultura, la ciudad de Nueva York era capaz de suministrar todos los requisitos alimenticios de su m√°s de un mill√≥n de habitantes dentro de un radio de siete millas.

 

(2)   Una abundancia de huertos reemplazando una parte significativa de la cosecha más abundante de América en estos momentos: el césped. Muchos suburbios podrían ser prácticamente autosuficientes en cuanto a comida.

 

(3)¬†¬† La sanaci√≥n de las tierras da√Īadas en el cintur√≥n granjero y la restauraci√≥n de los bosques y prados originales de esas zonas. Gracias a la producci√≥n local de alto rendimiento, muchas de las hect√°reas plantadas con ma√≠z, trigo,¬† y soja del medio oeste ser√°n innecesarias dentro de la producci√≥n alimentaria. Esto no quiere decir que las cosechas para exportar a otras regiones desaparezcan por completo, sino que tan solo tendr√°n un papel menos relevante.

 

(4)¬†¬† Un incremento en la producci√≥n de biocombustibles en parcelas m√°s peque√Īas. Mientras que la mayor parte del biocombustible de Estados Unidos se fabrica con ma√≠z, Blume se√Īala que otros cultivos pueden producir m√°s de diez veces la misma cantidad de combustible por acre, y eso sin contar con las tecnolog√≠as de conversi√≥n de celulosa.

 

(5)¬†¬† Tal y como presagia el resurgimiento de inter√©s por la agricultura entre j√≥venes, una parte mucho m√°s voluminosa de la poblaci√≥n se ver√° envuelta en las labores del campo y la jardiner√≠a se convertir√° en una actividad pr√°cticamente universal. Las zonas rurales deshabitadas volver√°n a poblarse y las econom√≠as de los pueblos peque√Īos proliferar√°n gracias a la producci√≥n y al consumo local.

 

En Am√©rica, la transici√≥n hasta esta visi√≥n necesitar√° una ruptura dram√°tica con nuestra forma de vivir actual. En otros pa√≠ses donde la gente a√ļn practica una agricultura a peque√Īa escala muy parecida a la permacultura moderna, la transici√≥n puede ser mucho m√°s suave. Podr√≠an pasar de largo el XX y pasar directamente al XXI sin necesidad de repetir nuestros devastadores errores psicol√≥gicos y sociales. Personas de distinta proveniencia podr√≠an adaptar los principios de la permacultura a sus propias circunstancias medioambientales y sociales. Esta no es una historia de fil√°ntropos blancos haci√©ndose los listos al inventarse un nuevo modelo para imponerlo a los dem√°s. (De hecho, muchas de las t√©cnicas de permacultura se han adoptado a partir de m√©todos de cultivo ind√≠genas en todo el planeta.) Es una historia en la que todos aprendemos de todos, guiados por el ideal de unir la econom√≠a con la ecolog√≠a y potenciar la autosuficiencia alimenticia regional.

 

Esta traducción también ha aparecido en:
La web de Charles Eisenstein
Posted on abril 25, 2013 in Activismo, Consumo Responsable, Econom√≠a, Ideas, Trabajo by mikiNo Comments »

En un momento en el que parece que parte de la poblaci√≥n ha perdido su fe en la solidaridad colectiva, en el tejido social, en la horizontalidad… como formas de protegernos frente a una violencia sist√©mica, la PAH llega hasta el parlamento europeo, despu√©s de la negativa del gobierno a aprobar la ILP.

 

Otro ejemplo m√°s peque√Īito lo tenemos en un mercadillo que no saldr√° en los medios de comunicaci√≥n, pero que est√° movilizando la solidaridad de las personas m√°s all√° de amigas y familiares. El acoso comercial que Ikea ejerce sobre el peque√Īo comercio de barrio tiene sus consecuencias. Su modelo de consumo de usar y tirar muebles de mala calidad devasta el medio ambiente y arrasa tambi√©n con el tejido social de barrio. Es decir, que mientras Ikea (s√≠, les se√Īalamos) incrementa sus beneficios con la crisis, cientos de tiendas de muebles han de cerrar…

A-Muéblate

Es el caso de una tienda en el Paseo de las Delicias, 103. Este fin de semana ser√° su √ļltimo fin de semana m√°s. Una tienda m√°s cerrada, varias personas m√°s en el paro, varias familias m√°s sufriendo la violencia del sistema. Sin derrotismos y moviendo cielo y tierra han organizado este fin de semana un mercadillo. Pero no ser√° un mercadillo cualquiera donde podr√©is encontrar muebles de excelente calidad a un precio espectacular… ser√° adem√°s un mercadillo lleno de actividades, donde podr√©is vivir la respuesta solidaria que se da frente a la violencia del sistema.

 

DecreceMadrid estar√° all√≠, hablando precisamente de esto… ser√° este viernes a las 19:00, en la misma tienda. Respuestas colectivas a problemas globales… Para m√°s informaci√≥n preguntad a mar o consultad el evento en el caralibro.

P√°gina siguiente »