Cuando una asiste o imparte una charla de decrecimiento va analizando punto por punto las incoherencias del sistema econ√≥mico actual, dibujando un escenario en el cual el sentido com√ļn lleva necesariamente a un mundo m√°s tranquilo, m√°s sensato, m√°s basado en la cooperaci√≥n y las relaciones sociales… Sin embargo, por muy brillante que sea la exposici√≥n o por muy sesudo que sea el an√°lisis siempre queda algo… algo sutil, algo que falta…

 

Cuando se habla del empoderamiento en diversos niveles suena bien, incluso se pueden abrir los ojos un poco m√°s que antes, una sonrisa se esboza y un revoloteo te hace cosquillas en el est√≥mago, o un peque√Īo v√©rtigo te impulsa el pecho hacia arriba… pero falta algo, siempre falta algo…

 

Os propongo el siguiente ejercicio que, si no habéis experimentado el decrecimiento, será un buen primer paso:

1.- Comprad en un peque√Īo comercio bicarbonato s√≥dico (en una droguer√≠a 1kg puede rondar los 2‚ā¨) y vinagre de vino (del baratillo, 1‚ā¨/L aprox.).

2.- En una botella de 1L echa 1 vaso de agua y uno de vinagre. Coge 1/2 vaso de bicarbonato y ve ech√°ndolo con paciencia dentro de la botella. Notar√°s que burbujea, no pasa nada, no va a explotar y no es t√≥xico. Es un gas (di√≥xido de carbono) el que se libera de la reacci√≥n, al igual que el agua oxigenada en contacto con la herida libera ox√≠geno y burbujea. Cuando hayas puesto todo el bicarbonato llena la botella con agua y d√©jalos un ratejo, que se vayan conociendo… Lo que se forma es acetato s√≥dico,¬†que act√ļa como un mini-mini-jab√≥n, por eso no ver√°s grandes burbujas y parecer√° que est√°s limpiando con agua. Pero conf√≠a… y… ¬°Felicidades! ¬°Acabas de obtener un limpiador ecol√≥gico, barato y biodegradable!

3.- MUY IMPORTANTE: Observa durante los siguientes pasos las emociones que te vienen.

4.- Pon un chorrillo en un cubo de agua (no tanto! no te encanes!)… ūüôā ¬°y a fregar!

5.- Pon un chorrillo m√°s peque√Īo todav√≠a en un bote con vaporizador y rellena con agua… ¬°y experimenta! Cristales, puertas de madera, los muebles de la cocina… aquella superficie que nunca te atreviste a limpiar por muy sucia o rec√≥ndita que est√©… ¬°nada se te resistir√°!

 

Adi√≥s al “olor a limpio” (es decir, a una sustancia qu√≠mica que huele a… “limpio”), adi√≥s a la industria qu√≠mica, adi√≥s a la suciedad, adi√≥s a los infinitos envases para limpiadores para cristales, lej√≠a, lej√≠a perfumada, lej√≠a jabonosa, lej√≠a con tensioactivos, ox√≠geno-power-balance, ba√Īo, fregasuelos… ¬°has ganado mucho sitio en el mueble de los qu√≠micos de limpieza! Ya le puedes hacer una pedorreta a la industria qu√≠mica, tendr√°s que llevar a reciclar menos envases y tu bolsillo lo agradecer√°. ¬ŅNotas ese v√©rtigo, esa experiencia de hacerlo realidad, de independizarte de la industria qu√≠mica y t√≥xica, de perder los miedos mediante tu propia experiencia, de estar mejor con menos en este planeta? ¬°Felicidades! ¬°Has experimentado el decrecimiento en primera persona!

 

¬ŅY ahora? Ahora a compartirlo, a regalarlo, a aprender de otras personas y a experimentar las experiencias decrecentistas, tanto individuales como colectivas, que te apetezca. No es que sea posible o no… ¬°es que ya lo est√°s haciendo! Estas cambiando el mundo y, lo m√°s importante, algo en tu interior ha empezado a cambiar.

 

Recuerda: lo importante es el proceso, disfruta del proceso, los resultados vendr√°n por s√≠ solos…

Mirko Locatelli es¬†miembro de la red de objetores de crecimiento de la regi√≥n de Vaud, en Suiza. Acaba de crear la revista “Moins !” (¬°Menos!), una revista de ecolog√≠a pol√≠tica. Trabaja como vigilante de noche al 40% del tiempo y dice ser feliz as√≠. Su art√≠culo nos explica c√≥mo conservar nuestra alegr√≠a de vivir a pesar de las numerosas crisis que estamos viviendo. Hemos traducido su art√≠culo que fue publicado en octubre en la revista francesa “La d√©croissance” (http://www.ladecroissance.net/).¬†

 

Uno de los placeres de S√≥crates era su paseo matutino en el mercado, para ver la cantidad de cosas que no necesitaba para ser feliz. Yo he nacido varias lunas despu√©s. Pertenezco a la generaci√≥n de aquellas y aquellos que han desembarcado despu√©s de la “fiesta” de los Treinta llamados Gloriosos. Aquellas y aquellos quienes, durante su infancia, han comido lechugas demasiado verdes durante varios meses – ¬°gracias Chern√≥bil! – y que han asistido a la ca√≠da de un muro que divid√≠a dos visiones del mundo: por una parte el productivismo, por otra… tambi√©n. Pero sobre todo pertenezco a la generaci√≥n que sabe que, por primera vez en la historia, legar√° a la siguiente un mundo donde ser√° m√°s dif√≠cil vivir: las¬†m√ļltiples¬†crisis que vivimos – ecol√≥gica, social, econ√≥mica pero tambi√©n moral – ¬†no invitan al optimismo. A no ser que tengamos una fe incondicional en los incre√≠bles logros tecnol√≥gicos que la ciencia nos brindar√°, lo que no es mi caso. Estoy al contrario persuadido que la carencia de los recursos naturales aumentar√° el abismo entre obesos-as y hambrientos-as, entre privilegiados-as y explotados-as.
Ahora, la verdadera cuesti√≥n del debate me parece ser la siguiente: ¬Ņqu√© queda de la alegr√≠a de vivir una vez sustra√≠do el optimismo de los “ecologistas infantiles”? He aprendido en esas p√°ginas (se refiere al peri√≥dico La d√©croissance, ndlr) que todo objetor de crecimiento act√ļa a tres niveles diferentes: individual, colectivo y pol√≠tico. Recurrir√© a este mismo tr√≠ptico para intentar ubicar las fuentes de las que podr√≠amos sacar nuestra alegr√≠a.
A nivel personal, primero. 
No siento ning√ļn placer existencial al apagar el agua cuando me cepillo los dientes ni tampoco cuando reciclo mis demasiado numerosos residuos. En cambio, he tenido la suerte hace poco de ser padre: seguir los pasos todav√≠a vacilantes de aquel que aprende a caminar es un buena manera de compartir un poco de su capacidad de asombro. Por ejemplo, cuando apunta su dedo hacia la nada y se exclama “ga-ga” enarbolando con orgullo sus siete dientes y medio. Esa nada tiene que ser lo que llamamos el misterio de la vida, ese mismo desconocido que perseguimos cuando caminamos en el silencio de las monta√Īas y que hace escribir a Maurizio Maggiani, escritor italiano: “S√≥lo cuando no s√© a d√≥nde voy, s√© que llegar√© a alg√ļn lugar”. Un lema en las ant√≠podas de la ideolog√≠a de la eficiencia, y por lo tanto que tenemos que adoptar con urgencia.
Segundo, la esfera colectiva.
Despu√©s de los riesgos de lirismo que he tomado en el √ļltimo p√°rrafo, tendr√≠a que evitar la trampa de la apolog√≠a de la alteridad. Sin embargo, es precisamente hacia el Otro que nos encaminamos d√≠a tras d√≠a, para paliar a nuestra incompletud original. El punto positivo es que disponemos de un buen margen de maniobra en lo que es la calidad de nuestros encuentros. Si logramos salir del laberinto de pantallas de todo tipo (tele, ordenadores y otros quema-cerebros port√°tiles) que traban nuestras relaciones, el dialogo que instauramos con las personas que nos rodean desvela, la mayor√≠a del tiempo, seres humanos cuyas aspiraciones profundas no tienen nada que ver con lo que los medios y los mensajes publicitarios nos quieren hacer creer. El arte consiste entonces en la creaci√≥n de contextos propicios a estos tipos de intercambios, que sea cambiando nuestro cotidiano (en la vida de barrio hasta en el trabajo) o integrando y creando espacios nuevos (cooperativas, asociaciones, movimientos activos en √°mbitos variados).¬†
Se vuelve más complicado a nivel político.
El autor de esas lineas vive en Suiza, un pa√≠s a menudo alabado por su democracia “directa”, sin embargo las l√≥gicas economicistas siguen estando omnipresentes como en los pa√≠ses vecinos. Afortunadamente, la¬†res publica¬†es algo mucho m√°s vasto (¬°y alegre!) de lo que las instituciones y la mayor√≠a de los partidos nos hacen ver. Ocupar el espacio p√ļblico con la fuerza de nuestras ideas, buscar el di√°logo con aquellas y aquellos que las pueden apoyar, trazar senderos al margen de las autopistas del crecimiento son acciones pol√≠ticas en su sentido m√°s noble.
M√°s que en su desenlace, a veces desalentador, hay que buscar su sentido en el proceso en s√≠. “El fin est√° en los medios como el √°rbol est√° en la semilla” dec√≠a Gandhi: para conservar nuestra alegr√≠a de vivir, ¬°sembremos!
Traducción por Camille

¬ŅSabes lo que comes y de d√≥nde viene? ¬ŅPor qu√© una hamburguesa puede ser m√°s barata que un br√≥coli? ¬ŅPor qu√© los transg√©nicos han prosperado tanto en EEUU a pesar del gran endeudamiento al que se someten los productores? ¬ŅC√≥mo es que en un momento en el que sobran alimentos hay m√°s gente que pasa hambre? ¬ŅC√≥mo es que un, en teor√≠a, sistema de libre mercado como es el de EEUU subvenciona la producci√≥n de ma√≠z de una forma tan masiva? ¬ŅQu√© se hace con tanto ma√≠z? ¬ŅCoca-cola? ¬ŅPilas? Y ahora… biodiesel…

 

 

El documental Food Inc. sali√≥ hace unos a√Īos (2009) y muestra c√≥mo las grandes compa√Ī√≠as del agronegocio quieren alimentar al mundo: con prisa, precariedad, contaminaci√≥n y mala calidad. Aunque se echa de menos una mayor profundizaci√≥n en la agricultura post-petr√≥leo, el documental habla por s√≠ solo, es ilustrativo y… ah, que habla por s√≠ solo… pues aqu√≠ esta.

Posted on octubre 2, 2012 in Activismo, Derechos, Energ√≠a, Naturaleza by mikiNo Comments »

Poco despu√©s del d√≠a internacional antifracking, tenemos la suerte y el placer de poder asistir a la presentaci√≥n del libro “Agrietando el futuro”.

 

Ser√° este jueves a las 19:30 en el local de Ecologistas en acci√≥n. Merece la pena informarse y divulgar la barbaridad que supone inyectar al subsuelo ingentes cantidades de sustancias qu√≠micas contaminantes que arruinan los recursos h√≠dricos de la zona, entre otros, por muchos a√Īos. Es un ejemplo de c√≥mo un proceso extractivo genera beneficios privados a cambio de un enorme detrimento del inter√©s p√ļblico. Si comput√°ramos esta actividad considerando todos los recursos, ser√≠a altamente deficitaria. ¬°No dejemos que nos roben nuestro futuro!

 

Posted on septiembre 22, 2012 in Consumo Responsable, Derechos, Energ√≠a, General, Naturaleza by mikiNo Comments »

D√≠a 22 de septiembre… d√≠a internacional de lucha contra la fractura hidr√°ulica. Pero ¬Ņqu√© es eso de la fractura hidr√°ulica? ¬Ņde veras es tan importante como para que le dediquen un d√≠a internacional? ¬°Pero si ni ha salido en los telediarios!

 

Iron√≠as aparte, la fractura hidr√°ulica es un proceso de extracci√≥n de gas natural que se ha extendido por muchos pa√≠ses. La carest√≠a de recursos energ√©ticos (que viene de la mano del sobreconsumo de los mismos), los intereses de las empresas que explotan los yacimientos de hidrocarburos, la mayor resistencia al expolio que muestran los pa√≠ses que tienen la dudosa suerte de vivir sobre hidrocarburos (o de interponerse entre el yacimiento y los consumidores, como le pasa a Afganist√°n) y el mayor precio de los mismos (en parte por su mayor consumo y en gran parte por la expeculaci√≥n que se lleva a cabo sobre su precio)… todos esos factores han llevado a la locura humana a extremos insospechados.

 

La fractura hidr√°ulica consiste en hacer un agujero en el suelo, muyyyy profundo… inyectar muuucha agua con productos qu√≠micos cancer√≠genos, neurot√≥xicos (y un largo etc√©tera que hace del m√°s irracional de los temores algo sensato y con mucho fundamento) para reventar el subsuelo (fracturarlo) y hacer que el gas que est√° encerrado en bolsas del subsuelo (as√≠ como todos los metales pesados que est√°n all√≠ enterrados) emerja a la superficie de forma desordenada, extray√©ndose el gas con bastante poco rendimiento. Si quer√©is m√°s detalles, os recomiendo ver el documental Gasland (tierra de gas). Si no quieres ver el agua de tu grifo arder, inf√≥rmate e informa a los dem√°s, ya hay proyectos en el Norte de nuestro pa√≠s para extraer gas de esa forma.

 

De todo el documental, quiero destacar una frase que aparece a la hora y veintid√≥s minutos: “Perdimos m√°s de lo que ganamos. El dinero no devolver√° lo que destruyeron. La gente est√° harta, pero tienen miedo de hablar”. Y esto me hace plantearme ¬Ņqu√© pensar√°n nuestros nietos de nuestra generaci√≥n? ¬ŅNos ver√°n como unos despiadados b√°rbaros que segu√≠an quemando petr√≥leo, gas y carb√≥n a pesar de saber que se iba a acabar, que cuando escaseaba revent√°bamos el subsuelo, contamin√°bamos a nuestros iguales y los ecosistemas de los que depend√≠amos con tal de sacar hasta la √ļltima gota, de orde√Īar a nuestro planeta de forma tan bruta, oscura e ineficiente? ¬ŅNos ver√°n como un pusil√°nime 99% que permit√≠a que el 1% realizase todo ese saqueo? ¬ŅNos ver√°n como aquellas personas que supieron ver m√°s all√° de su rutina, levantarse y tomar el rumbo de su historia, permitiendo que las generaciones venideras pudieran seguir decidiendo sobre su presente en vez de dedicarse a pagar la deuda ecol√≥gica que nosotras provocamos?

 

El futuro est√° en nuestras manos. Act√ļa.

Negarse a que te controlen tu estado de √°nimo es el primer paso para la libertad de pensamiento… Por eso, para echar una sonrisa o comentar con nuestras amistades qu√© es eso del decrecimiento… he aqu√≠ un v√≠deo magn√≠fico.

Aunque sobran las palabras se puede ver c√≥mo varias personas viven pl√°cidamente, rodeados de recursos… hasta que empieza la escalada ¬Ņpor qu√©? porque quieren estar sentados m√°s altos que el pr√≥jimo y COMPITEN por ello. Entonces, el estado de permanente sensaci√≥n de escasez (siempre me hace falta m√°s) desarrolla toda una industria extractiva, con muuuuchos puestos de trabajo extenuantes, erigiendo enormes torres (el desarrollo) y deteriorando el medio ambiente. El final no tiene desperdicio… y habla por s√≠ solo.

 

Tanto el decrecimiento como el sumak kawsai ensalzan las virtudes de las primeras im√°genes: la sensaci√≥n de abundancia y satisfacci√≥n utilizando pocos recursos… abundancia de tiempo, satisfacci√≥n de necesidades b√°sicas… ahora pulsar <<FF>> o <<REW>> depende de ti.

 

 

Posted on mayo 30, 2012 in Activismo, Derechos, Naturaleza, Pol√≠tica by mikiNo Comments »

Con la que est√° cayendo… nos ha parecido apropiado tomarnos un tiempo para parar, para pensar, erguirnos sobre la situaci√≥n actual y tomar un poco de perspectiva. Como las aguas turbias en continua zozobra por recortes, reformas constitucionales, ataques de “los mercados”, rescates… no nos dejan ver algo, algo que muchos intuyen, otros tantos saben y algunos no se ol√≠an… Y cuando las aguas est√°n turbias, se hace necesario un pararse, un replantearse, un otear al pasado y al presente… s√≥lo as√≠ las arenas se aposentan, lentamente, y es posible descubrir patrones, historias paralelas y soluciones creativas. Pero para¬† eso, es necesario quitarse las gafas de “la superioridad europea” y tomar al resto como hermanas, con los mismos problemas y sentimientos que quien esto lee, con la misma capacidad para indignarse, enfrentarse a la violencia (tanto externa como interna), sufrir y ser feliz.

 

Y as√≠ llegamos al caso de las gentes de Bolivia, sus recursos y sus pol√≠ticos. Aunque en el documental La corporaci√≥n ya se cit√≥, quiz√°s se ilustre de forma m√°s humana en la pel√≠cula Tambi√©n la lluvia. Lo llaman la Guerra del agua, y no es la √ļnica guerra que estas gentes han librado. Para un boliviano oir hablar de recortes sociales, privatizaciones, multinacionales, corrupci√≥n pol√≠tica e incremento del precio de cosas b√°sicas no es algo nuevo, ya desde el colonialismo hasta nuestros d√≠as se han llevado a cabo pol√≠ticas similares. En el Sur de Europa se est√°n aplicando estas mismas pol√≠ticas que ya empobrecieron a Am√©rica del Sur hace unas d√©cadas. Por ello, el ejemplo que siguieron los habitantes de esos pa√≠ses puede ser altamente aleccionador, incluso esperanzador, siendo conscientes de que no hay una soluci√≥n exportable a todos, sino que las soluciones tienen que salir del bullicio y reflexi√≥n popular, de forma creativa y √ļnica para cada regi√≥n del planeta.

Vivimos tiempos oscuros… ¬Ņvivimos tiempos oscuros? La Delegada del Gobierno blinda Madrid para preparar su regalo especial a la poblaci√≥n madrile√Īa. Se queja de que ha pedido varias veces un interlocutor del 15M para hablar con √©l, a pesar de que el mensaje es bien claro y bien heterog√©neo. No saben c√≥mo manejar esto, y lo √ļnico que se les ocurre es concentrar en Madrid la mayor parte de los antidisturbios de que disponen, en Madrid… a pesar de que el 15M hace ya casi un a√Īo que baj√≥ a los barrios y pueblos de toda la geograf√≠a espa√Īola e incluso en otros pa√≠ses y a pesar de que el 15M volver√° a tomar las principales plazas en m√°s de 1500 ciudades en todo el mundo. Intentan dar golpes al agua, agarrarla, pero hay algo que se le escapa, algo que no entienden… “la cosa no va con ellos, porque ellos no quieren ir con la cosa”.

 

Mientras ahorran unas decenas de millones de euros por aqu√≠ en sanidad y otro tanto en educaci√≥n, y otro tanto en investigaci√≥n… no les tiembla el pulso a la hora de dejarse la friolera cantidad de 33.000 millones de euros (unas 300 veces m√°s que cualquier ahorro en recortes) para “rescatar” a Bankia. Y es que mientras personas que reciben sueldos escandalosamente altos no saben c√≥mo manejar la econom√≠a, ni repartir el empleo, ni alcanzar mayor justicia social… mientras que achican agua sin tapar los agujeros… ha tenido que ser la poblaci√≥n la que haya tomado las riendas del asunto, creando redes de apoyo mutuo, bancos de tiempo, grupos de consumo, cooperativas, monedas sociales… iniciativas que poco a poco han ido configurando diversas econom√≠as alternativas basadas en la confianza, en la cooperaci√≥n, en la compartici√≥n, en la cercan√≠a, en lo real… y eso, precisamente, es lo que celebramos, la revoluci√≥n: pens√°bamos que ten√≠amos que exigir al gobierno que tomara medidas… y las acabamos tomando nosotras… y es que “dorm√≠amos, despertamos”.

 

Entre los d√≠as 12 y 15 de mayo, diversas iniciativas, asambleas y festejos tendr√°n lugar en el peque√Īo pueblo llamado Madrid. As√≠ que te recomendamos que te pilles, si puedes, alg√ļn d√≠a libre… ¬°¬°y te vayas de puente a Sol!! El 15 de mayo, San Isidro se revuelve en su tumba y se indigna. El domingo Madrid defiende la tierra, se vuelve m√°s consciente de los problemas que la degradan y expone las soluciones que se est√°n gestando… all√≠ estaremos exponiendo, como un colectivo m√°s, nuestro proyecto que, aunque afortunadamente sobrepasado por las diversas iniciativas populares de barrios y pueblos, sigue en pie y cada d√≠a con m√°s ilusi√≥n… Ser√° un buen momento para conocernos, unirte, proponernos algo o preguntarnos lo que quieras, y seguir construyendo decrecimiento, viviendo mejor con menos, experimentando el v√©rtigo de la creaci√≥n de un futuro que est√© en nuestras manos… porque podemos: no es s√≥lo un deseo, es ya un hecho.

Posted on febrero 13, 2012 in Agroecolog√≠a, Consumo Responsable, Ideas, Naturaleza by miki1 Comment »

¬ŅSabemos lo que comemos? Mejor dicho, ¬Ņsabemos de d√≥nde vienen los productos “frescos” que comemos? Porque, si somos lo que comemos y no sabemos qu√© es lo que comemos… ¬Ņsabemos quienes somos? ūüôā Verduras, pollos, pescado… porque, como dir√≠a Alejandro Sanz, NO ES LO MISMO. Con el conocimiento viene la oportunidad de elegir…

 

He aqu√≠ un interesante documental de una horeja… interesante por la tem√°tica: producci√≥n ecol√≥gica e industrial de alimentos (comparativas, entrevistas con los productores…) e interesante tambi√©n por lo antiguo que es, lo cual nos da una perspectiva de c√≥mo cambian las opiniones, los discursos, lo que es socialmente aceptable y lo que es tab√ļ… o, por ejemplo, mientras antes pensaban que producir en agricultura ecol√≥gica era m√°s caro, ahora sabemos que, no s√≥lo no es m√°s caro que la industrial, sino que, seg√ļn varios estudios, es m√°s productiva.

 

Sin m√°s, que disfrut√©is…

 

¬°Salud y buenos alimentos!

Dentro de poco se har√° una reforma de la Pol√≠tica Agraria Com√ļn (PAC), que es la pol√≠tica que fija (o impone) la Uni√≥n Europea a todos sus miembros. Bueno, ¬Ņy qu√©? ¬Ņqu√© importancia tiene? ¬Ņen qu√© nos influye? Bien, ag√°rrate al asiento…

 

La PAC naci√≥ con la intenci√≥n de incrementar la producci√≥n de alimentos en Europa, para que fu√©ramos autosuficientes en cuanto a alimentos se refiere. Su √©xito fue su fracaso: la producci√≥n se increment√≥ enormemente a base de garantizar unos precios m√≠nimos a los agricultores y comprando los excedentes de producci√≥n, que llegaron a ser tan altos que pronto empezaron a constituir una sangr√≠a para las arcas europeas. Tras unos intentos de controlar la producci√≥n mediante coutas y subvenciones (cada vez m√°s injustamente repartidas), pronto decidieron ponerse a la cabeza del neoliberalismo (incluso por delante de la Organizaci√≥n Mundial del Comercio… qu√© miedito…) y ahora su prop√≥sito es abrirse a un mercado global, sin fronteras, donde por fin todos los pa√≠ses podremos competir unos contra otros, una guerra econ√≥mica mundial, que favorecer√° a los que peores condiciones laborales acepten, mayores producciones (aunque de peor calidad) obtengan y m√°s subvenciones reciban de sus Estados (los Estados ricos, claro est√°, tienen ventaja), y transportarlos as√≠ a donde haya demanda (sean centenares o decenas de miles de kil√≥metros, caiga el petr√≥leo que caiga).

 

Pero este sinsentido puede cambiar la sociedad civil se hace oir y presionamos para que, cuando vayan a reformar la PAC, respeten la soberan√≠a alimentaria europea y del resto de los pa√≠ses. En este v√≠deo lo explican estupendamente. Adem√°s, en esta web puedes actuar y ver qu√© se est√° haciendo para que el sinsentido y la avaricia de unos pocos (que nos hacen comer alimentos pobres y recubiertos de productos qu√≠micos aqu√≠ y empobrecen o matan de hambre a otras personas all√°) deje paso al sentido com√ļn, las cosas bien hechas y orientadas al bien com√ļn (tanto dentro como fuera de la Uni√≥n Europea).

 

 

Es tiempo de conocer y actuar, es tiempo de hablarlo, moverlo y darlo a conocer. Est√° visto que los pol√≠ticos no acabar√°n con el hambre en el mundo (pues les sale rentable a unos cuantos grupos de presi√≥n muy poderosos). Si queremos acabar con el hambre en el mundo, hemos de hacerlo nosotras, ahora, desde aqu√≠, ya. No s√≥lo es necesario, tambi√©n es posible…

« P√°gina anteriorP√°gina siguiente »