Posted on octubre 19, 2016 in Decrecimiento, Sin categoría, Transición by decrecimientomadridComentarios desactivados en Seguimos enredando

A√ļn recuerdo con cari√Īo aquella reuni√≥n en el Centro Social del barrio, all√° por 2011, en el que ide√°bamos c√≥mo seguir tejiendo redes con esas personas dispersas que piensan parecido a nosotras pero que viven en bio-regiones lejanas y fue entonces cuando plantamos la semilla de los ‚ÄúEncuentros de colectivos decrecentistas‚ÄĚ.

 

DecreceMadrid se propuso el reto de organizar el primero de ellos. Para ello nos fuimos a Zarzalejo, un lugar m√°gico en la sierra de Madrid, que por aquel entonces ya se hab√≠a declarado como transition town, lo cual nos permiti√≥ acercarnos a escuchar una gran experiencia. Al encuentro acudieron colectivos afines de muchos rincones de la pen√≠nsula haciendo de aquel fin de semana una aventura √ļnica que puso una gran semilla.

 

Con sus aciertos y fallos (s√≠ claro, hubo muchos fallos log√≠sticos, como todas las primeras veces), la mara√Īa comenz√≥ a enredarse, quedando el relevo en manos del colectivo Desazkundea de Euskal Herria, que al a√Īo siguiente, 2012, nos sorprendi√≥ con un encuentro memorable en el que no falt√≥ ni un detalle. La log√≠stica fue gratamente superada y las actividades l√ļdicas se entrelazaban con las de darle al coco y al coraz√≥n. Las compas se lo curraron para que las asistentes conoci√©ramos la ciudad de Vitoria-Gasteiz de una forma diferente, y la f√≥rmula del decrece-turismo alternativo funcion√≥.

 

En 2013, el testigo lo recogieron las colegas sevillanas, y esta vez se ampliaba la mirada hacia el decrecimiento y el movimiento transicionero. Con alegría vimos caras conocidas de los encuentros anteriores e hicimos nuevas amistades con las que seguir aprendiendo. En Sevilla conocimos su moneda local, el puma, y nos dejamos enamorar de la arquitectura que nos alojó en talleres y almuerzos. También hubo tiempo para que disfrutásemos de los huertos urbanos junto al río, de rutas en bici y del cante compartido.

 

Y aunque hubo un peque√Īo par√≥n, el 2015 nos regal√≥ un viaje a Granada. El par√≥n hizo que las ganas de volver a encontrarnos aumentar√°n y el retraso mereci√≥ la pena. Volver a juntar tantas caras conocidas y en un entorno tan magn√≠fico propicio que las din√°micas saliesen solas y que aquel ovillo que empezamos a entrelazar en Zarzalejo ya haya cogido un gran tama√Īo y no haya quien lo desenrede.

 

Por eso, el oto√Īo de 2016 llega empujando una gran madeja de alternativas, imaginaci√≥n y sonrisas. Esta vez nos reuniremos en Betanzos (A Coru√Īa), en las ant√≠podas andaluzas, y con nuestras compa√Īeras gallegas como anfitrionas. Esta nueva oportunidad de crecer y aprender juntas se celebrar√° del 28 de octubre al 1 de Noviembre, y presenta un despliegue de actividades para todos los gustos y emociones.

 

cartel-epeces3-2016

 

Desde DecreceMadrid queremos invitaros a que acud√°is al encuentro de Betanzos, nostras lo haremos, y para ir entrando en materia celebraremos el s√°bado 22 a partir de las 18h en 3PECES3 (c/tres peces, 3) una FIESTA DECRECENTISTA Y TRANSICIONERA en la que podremos degustar exquisita comida vegana a precio libre mientras vemos el documental ‚ÄúDecrecimiento‚ÄĚ con la asistencia de su director Luis Casariego. Posteriormente contaremos con la actuaci√≥n de Chema Zavala que vendr√° para que disfrutemos con su ‚Äúantim√ļsica, sicalipsis y confusi√≥n‚ÄĚ.

 

Os esperamos.

Posted on mayo 22, 2016 in Activismo, Decrecimiento, Ideas, Política, Sin categoría, Transición by decrecimientomadridComentarios desactivados en Articulando movimientos sociales: la importancia del decrecimiento y la transición

¬† ‚ÄúLos j√≥venes salieron a la calle y s√ļbitamente todos los partidos envejecieron.‚Ä̬†

   El Roto 

‚ÄúDorm√≠amos, despertamos‚ÄĚ. Y tras 5 a√Īos despiertos, echamos la vista atr√°s y recordamos aquel 15 de mayo √©pico como aquel primer bostezo, aquel primer estiramiento con el que despert√°bamos nuestros m√ļsculos, los activ√°bamos tras la larga noche y los prepar√°bamos para el arduo pero emocionante camino que nos esperaba: el camino hacia la utop√≠a. Porque dorm√≠amos y despertamos, y por la ventana entraba la luz del sol de mayo invit√°ndonos a iniciar la aventura.

Aquel 15 de mayo alzamos nuestra voz con dos preguntas muy claras: a nuestras instituciones pol√≠ticas: por qu√© ‚Äúno nos representan‚ÄĚ; a la econom√≠a: por qu√© tenemos que ser ‚Äúmercanc√≠a en manos de pol√≠ticos y banqueros‚ÄĚ. En un mundo que da muestras de agotamiento, en el que el sistema capitalista parece haber anulado cualquier posibilidad de surgimiento de una alternativa, en el que la tendencia a la mercantilizaci√≥n de todos los √°mbitos de la vida parece ser irreversible‚Ķ aquel 15 de mayo volvi√≥ a demostrar que la sociedad siempre va varios pasos por delante de las estructuras e instituciones tradicionales, y al igual que otros muchos movimientos surgidos de la sociedad civil organizada reclamando m√°s justicia, m√°s democracia, m√°s solidaridad‚Ķ no signific√≥ otra cosa que la activaci√≥n del sistema inmunol√≥gico del planeta.¬†¬†

Signific√≥ tambi√©n la activaci√≥n de la ecuaci√≥n del cambio social: estall√≥ el 15M, y la resignaci√≥n se transmut√≥ en indignaci√≥n, y √©sta en activismo, en la politizaci√≥n de toda una generaci√≥n y en transformaci√≥n social. As√≠, fue expandi√©ndose el esp√≠ritu ‚Äėquincemayista‚Äô hasta el d√≠a de hoy, en el que los hijos e hijas del 15M ya andan solos y solas: pienso en la PAH, 15mPaRato, las redes de Econom√≠a Social y Solidaria, los nuevos partidos pol√≠ticos, los centros sociales, huertos urbanos o medios de comunicaci√≥n autogestionados, las cooperativas de producci√≥n y de consumo‚Ķ a√Īos de activismo y movilizaci√≥n social que dieron lugar a estructuras que poco a poco han ido institucionaliz√°ndose, esto es, convirti√©ndose en protocolos compartidos de comportamiento.¬†¬†

No obstante si analizamos la reflexi√≥n que ha guiado la articulaci√≥n y vertebraci√≥n de los movimientos sociales originados al calor del 15M ha consistido, por un lado, en que esta crisis ‚Äúno es una crisis, sino una estafa‚ÄĚ, des-responsabiliz√°ndonos de la crisis civilizatoria en la que la Humanidad se halla inmersa y de la cual los Pa√≠ses Desarrollados somos causa debido a nuestro insostenible e injusto modelo de vida que solo es posible a costa del expolio de los Pa√≠ses del Sur, la destrucci√≥n de los ecosistemas, la condena de las generaciones futuras‚Ķ

Por otro lado tambi√©n¬†ha estado latente durante todo este proceso la idea de¬†que no era cierto aquello de que ‚Äúhemos vivido por encima de nuestras posibilidades‚ÄĚ. Reflexi√≥n √ļtil para se√Īalar a esa oligarqu√≠a que se enriquece a costa de las mayor√≠as sociales, pero incompleta para el pensamiento emancipador en tanto que no nos obliga a reconocer que hemos vivido¬† ‚Äúpor encima de nuestras necesidades‚ÄĚ y de las posibilidades del planeta al tomar decisiones¬†que consumen y contaminan mucho pero que satisfacen poco nuestras necesidades.

De ah√≠ la exigencia de seguir despertando, de seguir descolonizando nuestro imaginario y de seguir planteando nuevas preguntas (¬Ņes posible un crecimiento ilimitado en un planeta de recursos limitados? y aunque lo fuera ¬Ņes deseable?) para entender que, en el cambio de paradigma en el que vivimos, es el modelo liberal-productivista basado en un crecimiento econ√≥mico sin l√≠mites el que debemos replantear y el que debemos sustituir progresivamente por un decrecimiento controlado, una relocalizaci√≥n y una reducci√≥n de los niveles de producci√≥n y de consumo, as√≠ como por una b√ļsqueda de sinergias biorregionales para fomentar un comercio cercano, justo y sostenible.

La otra pregunta que debemos hacernos a la hora de plantear nuevas estrategias para la articulaci√≥n de movimientos sociales es la siguiente: si hoy ocurriera el colapso (clim√°tico, econ√≥mico, pol√≠tico, energ√©tico, etc.), si de repente se agotaran todos los combustibles f√≥siles‚Ķ ¬Ņestar√≠amos preparados para afrontar esta situaci√≥n? ¬Ņde d√≥nde obtendr√≠amos la energ√≠a necesaria para abastecernos? La construcci√≥n de resiliencia en nuestras comunidades debe ser otro pilar fundamental en la articulaci√≥n de movimientos sociales, pues nos permite pensar en un modelo de ciudad socialmente justo y sostenible.

Si bien es crucial continuar impulsando el cambio social desde la ciudadan√≠a, no es posible la uni√≥n, la confluencia y el trabajo en red si a esta uni√≥n no se le dota de un contenido, de un relato. Es aqu√≠ donde el ‚Äúmovimiento de transici√≥n‚ÄĚ arroja un enfoque verdaderamente novedoso e inspirador de cara a encontrar l√≠neas de acci√≥n transversales que permitan la articulaci√≥n de movimientos sociales, as√≠ como nuevas demandas de acuerdo con el cambio de paradigma en el cual nos movemos.

El ‚Äúmovimiento de transici√≥n‚ÄĚ nos propone actuar localmente y pensar globalmente: actuar desde lo local en dos ejes: 1) justicia social y 2) sostenibilidad; y pensar globalmente insertando las experiencias de construcci√≥n de resiliencia local en una din√°mica de alterglobalizaci√≥n, es decir, de puesta en marcha de una alternativa s√≥lida a la globalizaci√≥n neoliberal. De esta forma, la transici√≥n y el decrecimiento son dos conceptos clave que nos permiten crear una visi√≥n comunitaria, establecer l√≠neas de acci√≥n transversales y puentes de colaboraci√≥n para el cambio y que por su car√°cter inclusivo, experimental y fresco tienen el potencial de ser una v√≠a para la articulaci√≥n de los movimientos sociales presentes y futuros.

Por ello, la transici√≥n que venimos impulsando desde Decrece Madrid consiste tanto en una transici√≥n interior (valores, aspectos emocionales, h√°bitos y estilo de vida, simplicidad voluntaria‚Ķ) como en una transici√≥n exterior (creaci√≥n de nuevas estructuras pol√≠ticas, econ√≥micas, formas de obtener energ√≠a‚Ķ), ambas interrelacionadas. Como referencia de experiencias de transici√≥n contamos con m√°s de 1700 iniciativas en ciudades, municipios, universidades, etc. en cerca de 50 pa√≠ses. Tambi√©n con experiencias cercanas como son M√≥stoles en Transici√≥n o Zarzalejo en Transici√≥n y otras muchas a escala estatal (Red de Transici√≥n, m√°s de 40 iniciativas de transici√≥n por todo el Estado), a lo que habr√≠a que a√Īadir las innumerables organizaciones, colectivos, etc. potencialmente interesados en articularse junto a otras plataformas sociales para poner en marcha una iniciativa de transici√≥n en sus comunidades.

En definitiva, transformar nuestras ciudades en espacios m√°s participativos, donde las personas se empoderen, donde se visibilicen y se pongan en valor las actividades que se ocupan del cuidado de las personas, donde aprendamos a adaptar nuestro modelo de vida a los l√≠mites biof√≠sicos del planeta, etc. debe pasar a ser, en el siglo XXI, el siglo de la gran prueba, la l√≠nea de acci√≥n prioritaria que surja de los procesos de articulaci√≥n de movimientos sociales. No solo porque sea la √ļnica v√≠a y quiz√°s la √ļltima oportunidad para responsabilizarnos de nuestros actos y estar a la altura de los enormes retos sociales y ambientales de nuestra √©poca. Sino porque sencillamente, sin l√≠neas de acci√≥n transversales y con la capacidad de conectar experiencias locales con din√°micas globales, estaremos condenados a la atomizaci√≥n y a la dispersi√≥n y ahogaremos cualquier posibilidad de cambio real y duradero.

El poder sabe bien eso de ‚Äúdivide y vencer√°s‚ÄĚ, pero el 15M nos demostr√≥ que la √ļnica manera de caminar hacia un futuro mejor es uni√©ndonos y trabajando juntas.

Rubén Gutiérrez

Hace unos días Antonio Turiel, creador del blog sobre el pico del petróleo The Oil Crash, ponía el grito en el cielo, al igual que gran parte de la comunidad decrecentista, tras el anuncio de Pablo Iglesias de fichar a Vicenç Navarro y Juan Torres (dos economistas de Attac) para su programa económico.

En un momento en el que hab√≠a un lamento colectivo por la apuesta de Pablo Iglesias por el keynesianismo, Antonio Turiel lo llev√≥ a la esfera p√ļblica m√°s mayoritaria.

http://www.eldiario.es/ultima-llamada/Podemos_6_313278693.html

Sorprendentemente, Juan Torres se desmarca del supuesto keynesianismo por el que era conocido (aunque las críticas infundadas de Vicenç Navarro al decrecimiento tampoco ayudaban a dibujar otro perfil). El artículo no tiene desperdicio.

http://www.eldiario.es/zonacritica/Respuesta-invenciones-Antonio-Turiel_6_313978606.html

Lo bueno de todo este malentendido es que Juan Torres ha hablado muy claro criticando al crecimiento por el crecimiento, al PIB y dibujando un claro objetivo y requisito, que es el respeto a los límites de la naturaleza.

Que m√°s gente lo sepa: no hay justicia social sin justicia medioambiental!!

Hace unos d√≠as nos dieron unos melocotones maduros, unas uvas en perfecto estado y unos higos que iban a tirar a la basura…

 

Ayer, tras pelar y deshuesar los melocotones, quitar las pipas de las uvas f√°cilmente con un cuchillo y quitar el rabito de los higos, los puse a hervir durante horas y horas… a fuego lento el calor fue convirtiendo los az√ļcares complejos (sin sabor dulce) en az√ļcares simples (dulcecitos!!). Esta ma√Īana pas√© la batidora y lo volv√≠ a calentar… tras un ratete hirviendo y espesando mientras desayunaba, calent√© agua para esterilizar unos botes.

 

Llegado el momento, introduje con una cuchara el dulce brebaje en los botes, los fui cerrando y dando la vuelta. Tras enfriarse me han quedado cuatro botes de mermelada de melocot√≥n, uvas e higos que iban a tirar a la basura, y sin az√ļcar a√Īadido!!!

 

Se conserva gracias al calor (que mata los bichitos que había) y al vacío que se crea al enfriarse en los botes bocabajo (que impide que más bichitos entren).

 

 

Y calentarlo durante horas ¬Ņno contaminar√° mucho? Pues desde luego mucho menos que el CO2 liberado al cultivar y transportar el az√ļcar desde los confines del mundo.

 

Mermelada gratuita (o barata si es que pagas luz o gas) y sana hecha a partir de frutas que iban a tirar a la basura… el decrecimiento mola.¬†

Posted on diciembre 18, 2013 in Consumo Responsable, Reciclaje, Transici√≥n by natiNo Comments »

 

decrece

 

DecreceMadrid estaremos este pr√≥ximo viernes 19 participando en el evento “CERCEDILLA SALE A LA CALLE”, organizado por SINERGIATELAS COMO PUEDAS (Plataforma Social de Apoyo Solidario Para Alcanzar Quimeras) y en la que habr√° muchas actividades y presentaciones de proyectos a lo largo del fin de semana.

 

Para aquellas personas que esteis interesadas, en la imagen figura el programa  y en este enlace tenéis más información: http://sinergiatelas.blogspot.com.es/

Posted on noviembre 28, 2013 in Decrecimiento, Econom√≠a, Transici√≥n by natiNo Comments »

Ser√° una oportunidad excelente para repensar nuestro futuro y presente como sociedad, de imaginar escenarios posibles y mejores donde vivir no sea sobrevivir sino compartir una vida plena en un mundo donde la necesidad de crecer econ√≥micamente no sea sino un cap√≠tulo oscuro de nuestra historia pasada…

1463388_10151832672973107_1837361426_n

No sólo se puede vivir mejor con menos, ya está ocurriendo. Vente a conocerlo.

El martes 3 a las 19.30 en el Patio Maravillas. Organizan Decrece Madrid, Attac, Ecologistas en Acción y Fuhem-Ecosocial, presenta Florent Marcellesi (coautor del libro).

El Euro se resquebraja, la econom√≠a mundial, basada en la deuda, se enfrenta a un colapso inminente por riesgo de impago. Y es que la deuda con intereses: NO SE PUEDE PAGAR. Est√° hecha s√≥lo para acumular beneficios en la banca. Trabajar y utilizar los euros implica aceptar ese sistema que genera pobreza y desigualdad. Los ricos acumulan riqueza monetaria, se vuelven adictos a ganar m√°s dinero y a gastar m√°s dinero, pero eso no los hace m√°s felices. As√≠ lo confiesa Nate Hagens en un v√≠deo reci√©n traducido. Al acumularse el dinero en unos pocos bolsillos, el resto de las personas no lo pueden utilizar, pues cada vez hay menos dinero en circulaci√≥n. Tan s√≥lo unas pocas empresas, las m√°s grandes, pueden seguir ofreciendo servicios. Al final cada vez m√°s consumo se centra en estas grandes empresas, que contribuyen a que haya menos dinero en circulaci√≥n, menos empleos y m√°s pobreza. Al final, el dinero, cuya funci√≥n deber√≠a ser favorecer los intercambios entre las personas, deja de cumplir su funci√≥n. Y tenemos personas con necesidades insatisfechas, pero con capacidad de satisfacer las necesidades de otras personas. Y sin embargo, no pueden…

 

Sin embargo, hay personas que han decidido cambiar la situaci√≥n. Si no hay dinero… ¬°¬°¬°cre√©moslo!!! Unas 70 monedas sociales han florecido en Espa√Īa en estos √ļltimos a√Īos. Y hay m√°s proyectos que har√°n surgir m√°s monedas sociales en el futuro. Estas monedas est√°n permitiendo que las personas puedan ofrecer bienes y servicios a otras personas y satisfacer con ello sus necesidades. Est√°n reactivando la econom√≠a, s√≠, reactivando la econom√≠a, pero de forma local y amable con las personas y con el medio ambiente. Desde el decrecimiento, s√≠, desde el decrecimiento, se propone reactivar la econom√≠a, pero la econom√≠a local y solidaria. Esta econom√≠a no necesitar√° crecer hasta el infinito, sino que crecer√° hasta satisfacer las necesidades de la comunidad. Al carecer de econom√≠a especulativa y de intereses esta econom√≠a con moneda alternativa puede mantenerse estable durante mucho tiempo, sin necesidad de crecer para devolver pr√©stamos, y permitir a las personas satisfacerse unas a otras las necesidades b√°sicas.

 

 euro-en-llamas

Si todav√≠a no te ha quedado muy claro, en este documental te lo explican estupendamente. La moneda social no es s√≥lo algo que se proponga desde el decrecimiento, es algo que ya se est√° haciendo y est√° funcionando. El sistema de doble moneda no es algo estramb√≥tico, sino es defendido por gente como Bernard Lietaer, un co-arquitecto del euro, como ya explicamos en este blog. Es una manera de empoderarse de la econom√≠a, de tomar sus riendas y dirigirla hacia el bien com√ļn. Es reducir la escala de la econom√≠a y devolverla a las plazas, los huertos y las peque√Īas tiendas de barrio. Es convertir un monstruo devorador de bosques, mares y personas en un vecino m√°s de la comunidad, un lugar de encuentro donde entretejernos, encontrar apoyos y vivir una vida que merezca la pena ser vivida… un lugar donde amar y sentir el amor de la comunidad.

 

¬ŅTodav√≠a tienes miedo a salir del euro?

 

 

Lo que no nos dan los medios de comunicaci√≥n de masas con tanta informaci√≥n inconexa y sesgada, a veces se encuentra en los lugares m√°s bonitos, como en los textos de un amigo. Os obsequiamos con el texto de Iv√°n Romero sobre la situaci√≥n actual. ¬°Gracias por el texto! Se lee f√°cil y de un tir√≥n… ni os dar√©is cuenta del paso del tiempo…

 

“En el mejor de los casos, las propuestas de salida a la crisis est√°n basadas en el fomento del consumo para lograr el crecimiento econ√≥mico. Sin embargo, el problema es evidente: no es posible el consumo ilimitado en un planeta con recursos limitados. Llevamos a√Īos presionando al planeta hasta el l√≠mite de su capacidad, tanto en recursos naturales como en sumideros. Cada a√Īo se consume m√°s de lo que es capaz de regenerarse en ese mismo tiempo, y muchos minerales b√°sicos como el cobre, el litio, el plomo, el oro, el mercurio, la plata, el esta√Īo, el cinc, etc., ya han agotado sus reservas en m√°s de un 50% (y su demanda es exponencial). Para colmo, la mayor√≠a de estos recursos son consumidos por los pa√≠ses del llamado Norte Global, que controla 3/4 de los recursos del planeta. Se calcula que si todo el mundo consumiese recursos a esa escala, har√≠an falta 4 planetas para abastecernos. Evidentemente, s√≥lo tenemos uno.

La p√©rdida de biodiversidad est√° alcanzando ritmos alarmantes: entre 1970 y 2005 cay√≥ un 30%, y el ritmo acelera. Esto no es algo anecd√≥tico, pues la biodiversidad es la que ha mantenido el equilibrio que permite la vida en la Tierra tal como la conocemos. Sin embargo, la expansi√≥n del mundo urbano y el aumento de la poblaci√≥n humana, as√≠ como la selecci√≥n de determinadas especies que son implantadas a lo largo y ancho del planeta (especialmente en lo referido al monocultivo y la ganader√≠a industrial) est√°n homogeneizando la vida del planeta, destruyendo un fr√°gil equilibrio que se form√≥ por la evoluci√≥n de la vida durante millones de a√Īos. El ritmo de desaparici√≥n de especies es tal que numerosos/as expertos/as consideran que es equivalente al de las anteriores extinciones terrestres, hablando ya de una Sexta Gran Extinci√≥n. La diferencia, en este caso, es que la causa es la acci√≥n humana.

Estas problem√°ticas afectan tambi√©n especialmente al mundo de la alimentaci√≥n. Seg√ļn la FAO, m√°s de 900 millones de personas pasan hambre en el mundo, pero la producci√≥n mundial de alimentos es muy superior a la necesaria. El sistema agro-industrial, surgido tras la Revoluci√≥n Verde, ha dado prioridad a los monocultivos dependientes de la industria petroqu√≠mica, y ha minado en las √ļltimas d√©cadas las variedades locales de cada zona. Las variedades locales y la diversidad de semillas garantizan la resistencia frente a cat√°strofes o cambios inesperados, y permiten al agricultor/a guardar sus propias semillas. El modelo actual, sin embargo, vuelve a los/as productores/as dependientes de las empresas de semillas y de la industria petroqu√≠mica, es decir: una agricultura sumamente dependiente de los combustibles f√≥siles.

La agricultura no es lo √ļnico que depende del petr√≥leo y otros combustibles de este tipo (carb√≥n, gas natural). Desde la Revoluci√≥n Industrial, absolutamente todo es fuerte dependiente de estos combustibles. El desarrollo de la industria, el transporte, las comunicaciones y la tecnolog√≠a habr√≠a sido imposible sin la energ√≠a relativamente barata y f√°cilmente manejable proporcionada por los f√≥siles, especialmente el petr√≥leo. Actualmente, una ciudad es incapaz de abastecerse si se le corta o reduce dr√°sticamente el suministro de combustibles, como se hizo evidente en la crisis de los a√Īos 90 en Cuba, conocida como ‚ÄúPer√≠odo Especial‚ÄĚ. Sin embargo, el petr√≥leo no es un recurso renovable.

La situaci√≥n conocida como ‚Äúpico del petr√≥leo‚ÄĚ se√Īala el punto en que la extracci√≥n de un pozo llega a su nivel m√°ximo. A partir de ah√≠, se pierde presi√≥n y la tasa de retorno energ√©tico disminuye (es decir: obtenemos menos energ√≠a por cada barril de petr√≥leo invertido en la extracci√≥n), de modo que el crudo de ese pozo va aumentando de precio hasta que deja de ser rentable extraerlo y el pozo se cierra. Durante d√©cadas se ha advertido de la amenaza de alcanzar un pico de extracci√≥n a nivel global, amenaza hecha realidad cuando la Asociaci√≥n Internacional de la Energ√≠a reconoce que en 2008 se ha alcanzado el pico del petr√≥leo convencional. Esto supone, a partir de los √ļltimos a√Īos, un aumento de los precios del combustible (y, por lo tanto, de todo lo dem√°s) de forma continuada y que, m√°s all√° de breves oscilaciones de mercado, nunca volver√° a bajar a los niveles anteriores al pico. No existen, adem√°s, alternativas factibles, pues ninguna energ√≠a renovable tiene la rentabilidad del petr√≥leo y es muy dif√≠cil hacer una transici√≥n de todo un sistema energ√©tico a otro teniendo en cuenta la escasa voluntad pol√≠tica y la falta de tiempo.

En las pr√≥ximas d√©cadas la crisis ecol√≥gica y energ√©tica impedir√° que la econom√≠a vuelva a un per√≠odo de crecimiento y provocar√° un aumento generalizado de las tensiones pol√≠ticas y militares en torno a los recursos cada vez m√°s escasos, tensiones que ya empezaron a principios del siglo XXI. Es m√°s que probable que nuestra generaci√≥n asista a la quiebra de la sociedad industrial globalizada tal y como la hemos conocido hasta ahora.”

Es sencillo… La din√°mica de acumulaci√≥n de capital hace que, cuando hay crecimiento econ√≥mico, la principal v√≠ctima de esta din√°mica sea el medio ambiente del cual dependemos. Sin embargo, si no hay crecimiento econ√≥mico, la din√°mica de acumulaci√≥n de capital sigue su curso, y se alimenta de la sangre de las personas. Por poner, que durante esta crisis econ√≥mica (√©poca sin crecimiento) el n√ļmero de ricos y pobres ha aumentado de forma alarmante.

 

Por ello, no es suficiente con cruzarnos de brazos porque ya sabemos que la economía de Europa no va a volver a crecer. Dos razones:

– el nivel de consumo de recursos es suficiente como para que, aunque no crezca, sigamos sobreexplotando los recursos.

– ahora el crecimiento se traslada a las desigualdades entre las personas.

 

Frente a esta din√°mica de acumulaci√≥n de capital, que se dirige mediante recortes sociales, privatizaciones… las personas est√°n empoder√°ndose desde la sencillez. En Grecia, varios grupos de personas est√°n iniciando proyectos de sostenibilidad social y ecol√≥gica. Sus vidas han mejorado notablemente en muchos aspectos. En Espa√Īa, la situaci√≥n es incluso m√°s halag√ľe√Īa. Tanto, que la plataforma rural ha organizado en Amayuelas un encuentro de j√≥venes para un mundo rural vivo. En paralelo, se celebraba el 5¬ļ encuentro de pobladores rurales en Guadalajara.

 

Al menos, el encuentro de Amayuelas fue un √©xito en cuanto a n√ļmero y calidad de asistentes. All√≠ se expresaron dificultades que hay al empezar, ventajas de los proyectos que ya han empezado y soluciones, muchas soluciones para caminar hacia la soberan√≠a alimentaria. Trabajando en agroecol√≥gico trabajas menos y ganas lo mismo: bajas la escala de producci√≥n (menos tiempo de trabajo) y bajas la escala de distribuci√≥n (m√°s beneficio por cada producto).

aldeas-abandonadas

Adem√°s, un equipo de especialistas de la Universidad de Santiago de Compostela (USC) ha desarrollado un proyecto que har√≠a viable la recuperaci√≥n y ocupaci√≥n de las 1.300 aldeas gallegas abandonadas, el 40 por ciento de las que est√°n en esta situaci√≥n en Espa√Īa.

 

Es la historia de cada d√≠a: un sistema incapaz de crecer extrae la riqueza de las clases medias y bajas, que se autoorganizan para protegerse mutuamente y evitar esa sangr√≠a de recursos. Conclusi√≥n: la calidad de vida mejora en colectivo, cooperando. Son los tiempos que nos ha tocado vivir. Y si la vida te da limones… haremos la mejor limonada que jam√°s se haya imaginado…

Posted on junio 4, 2013 in Decrecimiento, Ideas, Transici√≥n by miki1 Comment »
En primer lugar, gracias a todas las personas que participaron en el concurso, gracias por regalarnos con vuestra poes√≠a escrita y vuestra poes√≠a fotograf√≠ada. El decrecimiento es diverso, y se dibuja a trazos y pinceladas. Sin pretender tener todo el cuadro, es cierto que hemos disfrutado de la belleza de cada mirada que nos hab√©is transmitido. Realmente ha ganado el concurso de fotograf√≠a toda aquella persona que haya podido disfrutar de cada una de vuestras muestras de arte. Adem√°s, hemos querido resaltar la fuerza po√©tica de una imagen en particular, cuya sinergia con el mensaje es contundente. Tomaos unos minutos para contemplaci√≥n y deleite, ralentizando los tiempos, observando emociones y disfrutando de la grandeza de lo peque√Īo: viviendo el decrecimiento.
Mientras caminamos el mundo se agrieta 2
Titulo: Mientras caminamos el mundo se agrieta.
Autora: Patricia Domínguez
¬ŅDebemos quedarnos inm√≥viles ante las grietas que se van abriendo bajo nuestros pies? ¬ŅArreglamos algo paraliz√°ndonos y entrando en p√°nico? ¬ŅLes creemos y fiamos nuestro futuro a los mismos que hacen que las grietas avancen? Quiz√°s debemos seguir caminando, buscando caminos seguros pero sobre todo caminos por los que podamos caminar todas. Que nadie pueda caer en las grietas. Ser conscientes de su existencia, si, pero no dejar de buscar la salida.

 

Dado que la ganadora no se present√≥ a la entrega de premios, le guardamos el premio (no, la comida no…) para que lo canjee cuando quiera. Sab√©is que nos pod√©is encontrar al otro lado del correo, los mi√©rcoles en el Patio Maravillas o en las acciones en las que participemos.

P√°gina siguiente »