Posted on febrero 7, 2015 in by alevadoNo Comments »

Desde¬† una perspectiva decrecentista modelos expansionistas, especulativos y gentrificadores son incompatibles con el derecho a la vivienda del que a√ļn carecen muchos de los habitantes de Madrid y crean espacios m√°s petrodependientes y hostiles para las personas. Existe en la actualidad un n√ļmero de viviendas suficiente en Madrid para cubrir las necesidades de sus habitantes, ya que existen 178.377 viviendas sin uso. Por otro lado, existe un problema de eficiencia energ√©tica en muchas de las viviendas de la ciudad: adecuarlas clim√°ticamente producir√° un importante ahorro energ√©tico y ser√° una fuente de trabajo para la ciudad, una ciudad amable con las personas y llena de vida. Para ello, es imprescindible, a su vez, un cambio en el urbanismo y el modelo de ciudad, que trate de crear un entorno m√°s amable con las personas, que integre la naturaleza dentro de los barrios y facilite el contacto entre las personas.

 

Con estas premisas y desde las competencias municipales actuales, DecreceMadrid propone:

 

  1. Una auditoria p√ļblica de vivienda para conocer el n√ļmero y estado de las viviendas existentes y as√≠ poder garantizar el derecho a la vivienda.
  2. Establecer una moratoria en la construcci√≥n de nueva vivienda libre mientras, seg√ļn la auditor√≠a, no sea necesaria y no se haya superado el¬† 75% del rehabilitado ARI (√Āreas de Rehabilitaci√≥n Integral).
  3. Uso de materiales y formas de construcción sostenibles.
  4. Paralizaci√≥n inmediata de todas las operaciones de venta de vivienda p√ļblica para que el derecho a la vivienda no dependa de las leyes del mercado, sino del cumplimiento de la Constituci√≥n.
  5. Invalidación de los nuevos contratos de la EMVS, que dejan a los inquilinos en situación de vulnerabilidad y recuperación de las condiciones previas a la firma del mismo.
  6. Dedicación del suelo edificable, mediante la intervención o mediación municipal, exclusivamente a:
    1. Viviendas de protección oficial (VPO) de alquiler social para cubrir toda la demanda.
    2. Sistemas comunitarios de vivienda para facilitar el desarrollo residencial y comunitario sostenible y responsable en lo social, lo económico y lo ambiental con servicios comunitarios (cocina, lavandería) y saberes (talleres, guarderías) en las viviendas.
    3. Cooperativas en cesión de uso (ANDEL).
  7. Finalizar las edificaciones paralizadas, otorg√°ndoles alguno de los objetivos anteriormente descritos.
  8. Modular el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) considerando también el nivel de ocupación de la vivienda (con un recargo del 200% en viviendas sin empadronamiento ni uso de alquiler), el nivel de renta de las habitantes y su uso en alquiler (con desgravaciones inversamente proporcionales al precio de alquiler)
  9. Aumentar la seguridad jur√≠dica a quien incorpore una vivienda al parque de alquiler de gesti√≥n p√ļblica de vivienda para fomentar e intermediar el alquiler de vivienda vac√≠a
  10. Planes de eficiencia energética de obligado cumplimiento mediante la mejora de los aislamientos (ventanas y fachadas), individualizando el consumo de calefacción mediante contadores, eliminación de las calderas de gas-oíl e instalación de placas fotovoltaicas y termosolares.
  11. Planes de mejora de la accesibilidad de los edificios mediante la instalación de ascensores y rampas en aquellos donde sea posible y eliminación efectiva de barreras arquitectónicas en la ciudad.
  12. Instaurar un alquiler máximo por metro cuadrado en los locales y viviendas para luchar contra la gentrificación y así disminuir la presión económica sobre las personas y PYMES y disminuir las desigualdades económicas.
  13. Fomento de huertos urbanos como punto de encuentro de vecinos y toma de contacto con la agroecología.
  14. Aumentar las zonas verdes que tengan fácil adaptación al entorno y a los recursos disponibles.
  15. Promover una estructura de ciudad energéticamente eficiente.
  16. Dar uso √ļtil a zonas abandonadas a la especulaci√≥n, en coordinaci√≥n con otras √°reas.
  17. Crear zonas sociales, al menos una por barrio, donde la ciudadanía tenga su punto de encuentro tanto en verano como en invierno.
  18. Estrecha colaboración con otras áreas como Movilidad y Economía para crear un urbanismo coherente con una idea de ciudad ambiental sostenible y socialmente justa y que entre otras cosas promueva la cercanía entre el lugar de trabajo y la vivienda.