Ingredientes

  • 12 hojas grandes de acelga con su penca
  • 200 ml. de nata líquida
  • 1 pastilla de caldo de verduras
  • 2 cucharadas de mostaza de Dijon
  • 1 huevo
  • Harina
  • Aceite de oliva
  • Sal

Preparación

1. Separar las pencas de la parte verde de las acelgas con un cuchillo. Cocer las pencas en agua hirviendo con sal hasta que estén tiernas (unos 5-10 minutos, dependiendo del grosor). Sacarlas y escurrirlas. Cocer en el mismo agua las hojas unos 3 minutos, sacarlas y escurrirlas bien.

2. Pasar por harina las pencas y después por huevo batido y freírlas en aceite abundante bien caliente. Salar ligeramente y dejar que pierdan el exceso de grasa sobre un plato con papel de cocina.

3. En la misma sartén, y dejando un poco del aceite de la fritura, bajar el fuego, echar la pastilla de caldo y disolverla removiendo con una cuchara de madera. Sumar la nata, la mostaza y una pizca de sal, y dejar que hierva suave unos 5 minutos, o hasta que engorde y reduzca un poco de cantidad.

4. Repartir las pencas en cazuela y echar la salsa por encima. Dejar a fuego suave unos 3 minutos, o menos si vemos que la salsa está espesando mucho.

5. Corregir de sal y servir en una fuente las pencas y su salsa con las hojas de las acelgas picadas en grueso por encima o alrededor.