1. Lavar las coles muy bien, arrancando las hojas que estén amarillas. Se quita también la parte inferior del tallo un poco. Tantas coles como quepan en nuestra fuente para hornear. Extender las coles y las peras. Tantas peras como sea necesario, para cubrir los huecos que queden entre las coles.
2. En un bol mediano, mezclar el aceite de oliva (3 cucharadas), la mantequilla derretida (3 cucharadas), la canela (1/2 cucharadita) y la ralladura de naranja (al gusto). Rociar los vegetales con la salsa.
3. Añadir sobre las coles la miel (1/2 taza). Es importante que la miel no se mezcle con la sals de aceite y mantequilla, queremos que quede crujiente. Poner sal y pimienta al gusto.
Hornear, revolviendo las coles cada 5 minutos. Estarán hechas cuando la parte exterior de las coles de Bruselas esté dorada y crujiente.